Baden-Baden

Situada en la ladera de la Selva Negra, esta elegante ciudad, repleta de historia, pero moderna y actual, nos da la bienvenida.

Como ciudad balneario que fue y lo sigue siendo, la ciudad cuenta con abundantes fuentes termales de las que brota el agua, muchas veces desde más de 1.800 m. de profundidad y a veces con temperatura de más de 60º, muy caliente. Los balnearios de la ciudad no son los típicos SPA, son totalmente naturales, de ahí el gran valor que desde siempre se les ha dado.

Sería durante el gobierno de Vespasiano cuando la Legión VIII Augusta (69-79 d. C) avanza desde Argentoratum (Estrasburgo) y ocupa la zona norte de la Selva Negra. La existencia de aguas medicinales en la zona propicia la fundación de la ciudad a la que llamaron Aurelia Aquensis, la actual Baden-Baden.

Se dice que al emperador romano Caracalla le gustaba el lugar y que sería él quien hizo construir los baños imperiales entre el 213-217 d.C. El esplendor de la ciudad duraría muy poco, pues hacia el 260 d. C. los alamanes destruirían totalmente la ciudad.

No sería hasta el siglo XIX durante la construcción del balneario Friedrichsbad  cuando se descubrieron las ruinas en las que se pudo apreciar cómo eran las instalaciones. Disponían de dos piscinas de agua fría y dos zonas de agua caliente.

Cerca de allí se descubrieron también las termas militares, de menor tamaño y más sencillas que los baños imperiales.

En este espacio se ha creado el actual Museo de la Cultura Antigua del Baño. En la foto puedes ver algunos utensilios romanos para el aseo diario.

Mapa de nuestro recorrido

Dostoyevski y el casino

Fiódor Dostoyevski es uno de los muchos personajes famosos que han pasado por este casino. Según cuentan, aquí se inspiró para escribir una de sus grandes novelas: «El jugador» y al igual que Alexéi Ivánovich, el protagonista de la novela, él mismo, Fiódor Dostoyevski, durante muchos años fue un jugador empedernido que no podía ver una mesa de juego sin apostar hasta lo que no tenía.

Friedrichsbad y el balneario de Caracalla

Las dos termas de la ciudad son Friedrichsbad y el Caracalla Spa.

El Friedrichsbad, balneario de Federico, sin duda, las termas más elegantes de Baden-Baden, construidas en el siglo XIX, acogían con toda su riqueza decorativa y lujos a un selecto grupo de nobles y ricos comerciantes que acudían a tratar enfermedades como reumatismo, artrosis o afecciones respiratorias y todavía hoy sigue funcionando.

El balneario de Caracalla son unas modernas instalaciones de más de 4.000 m en el que se puede disfrutar de un magnífico SPA natural a precios más que asequibles. Lástima no haber podido estar más tiempo allí.

La fuente Reiherbrunnen en Sophienstraße

Antes el agua salía a 63 °C pero desde el 2012, sale a 47 °C porque se ha reclasificado el agua termal de los pozos públicos como agua potable y como el contenido de arsénico está por encima del límite legal, los pozos se suministran ahora con agua prefiltrada procedente de diversas fuentes de agua termal, por lo que se considera que el agua termal en pequeñas cantidades es beneficiosa para la salud.

El Kurhaus

Si lo tuyo no es jugar y apostar en los casinos, siempre puedes visitar el Casino de Baden-Baden y realizar una visita guiada para conocer el que, según dijo Marlene Dietrich, es el casino más bonito del mundo. Se construyó a principios del XIX y sus constructores se inspiraron en el palacio de Versalles.

Trinkhalle

Al lado del casino se encuentra esta gran galería de columnas con capiteles corintios y totalmente decorada con pinturas al fresco. Un hermoso paseo y un deleite disfrutar de los dulces y la cafetería del interior.

Lichtentaller Allee

Los amantes de la tranquilidad y la naturaleza no pueden perderse este paseo de casi 3 Km que ofrece esta maravillosa alameda siguiendo el cauce del río Oos.

 

No te pierdas -> Paseando por Baden-Baden