Maguncia

Maguncia (Mainz), la romana Mogontiacum fundada por el general Druso el Mayor hacia el 12 a. C., es hoy una ciudad de no más de 200.000 habitantes muy activa, dinámica y joven: tiene más de 40.000 estudiantes.

Es la ciudad natal de Johannes Gutenberg, el inventor de la imprenta que, a pesar de ello, allí moriría en 1468 totalmente arruinado.

Muy duramente castigada por los bombardeos de la II Guerra Mundial, el 80% de la ciudad fue destruida, sus habitantes han sabido reconstruirla y mantiene una parte importante de su casco antiguo y sus casas tradicionales.

Mainz, Maguncia que se encuentra en la confluencia de los ríos Rin y Meno, tenía una confusa forma de nombrar las calles y numerarlas, hasta que un alcalde en 1853 le encargó a un artesano que cambiara todo ese caos. Desde entonces, los nombres de sus calles unos son de color rojo y otros de color azul, las calles que corren paralelas al Rin son de color azul. Los letreros en rojo corresponden a calles que son perpendiculares al Rin. Las calles más pequeñas están marcadas con señales blancas.

Escultura de Andreu Alfaro

De camino hacia el centro nos encontramos con una escultura de escultor valenciano Andreu Alfaro.

la Torre de Hierro

También pudimos ver la Torre de Hierro, una torre medieval del siglo XIII que sirvió como torre de vigilancia, puerta de la ciudad, y más tarde como cárcel. Gravemente dañada en la Segunda Guerra Mundial fue reconstruida en 1960. Hoy en día se utiliza para exposiciones de arte.

Plaza del mercado

Tres días a la semana, martes, viernes y sábado, se celebra el tradicional mercado que llena de vida y ajetreo esta plaza frente a la catedral. En ella se encuentran la Fuente del Mercado (Marktbrunnen) y la Nagelsäule, una columna de 1916.

En el centro de la plaza está la Heunensäule, una columna de arenisca roja. Tiene más de 1000 años porque se hizo para la reconstrucción de la catedral cuando se incendió el año 1.009, pero nunca se utilizó y se colocó en la plaza en época muy reciente, el año 1975

Su base metálica se colocó cinco años más tarde. Tiene en las esquinas una serie de sombreros y tocados que reflejan cada uno de ellos un aspecto o una época importante de la historia de Maguncia.

Marktbrunnen, la fuente del mercado (1526)

Frente a la catedral, esta fuente de estilo renacentista se construyó para celebrar el fin de la guerra de los campesinos alemanes. En la inscripción de la fuente se nombra al emperador Carlos V por su victoria en la batalla de Pavía contra Francisco I de Francia que fue hecho prisionero. En lo más alto, la figura de la Madonna, protectora de la ciudad.

La Nagelsäule

La Nagelsäule… la gente compraba clavos que después se clavaban en la columna de madera realizando auténticas obras de arte. Era una forma de recaudar fondos para familias pobres y para ayudar a las esposas de los soldados de la I Guerra Mundial.

Catedral

Comenzada el año 975 y a pesar de haber sufrido graves incidentes, como el incendio el mismo día de su consagración el año 1009, hoy es una de las poquísimas catedrales románicas que se han mantenido casi intactas.

Fuera, en la plaza se encuentra la estatua del arzobispo San Bonifacio, personaje del siglo VIII, quien llevó el cristianismo a estas tierras y es patrón de cerveceros, sastres y leñadores.

Museo Gutenberg

En él se conservan dos de las primeras biblias por él impresas y otras increíbles publicaciones del siglo XV. Una de esas biblias, de las que se publicaron 180 unidades y se conservan 48, se encuentra en la biblioteca pública de Burgos.

El museo recrea toda una historia de la impresión con máquinas de todas las épocas. Impresionante también la parte dedicada a China, Japón y Corea. Ciertamente una visita muy interesante.

Casco antiguo, Alstadt

Al lado de la catedral, con sus estrechas calles, las fachadas rehabilitadas y las típicas casas con entramado de madera, un paseo resulta de lo más apetecible.

La esquina de Kirschgarten o jardín de los cerezos tal vez sea el rincón más fotografiado de Maguncia.

Iglesia de San Esteban, St Stephan

Esta iglesia gótica, restaurada en los años 70 por los graves destrozos causados en la guerra, destaca, no por su arquitectura, sino por los hermosos vitrales azules realizados por Marc Chagall cuando ya tenía 90 años.

Marc Chagall, judío y perseguido por los nazis, en principio se negó rotundamente a trabajar en una iglesia alemana. La insistencia del obispo Klaus Mayer y la influencia de la esposa de Chagall determinaron finalmente su aprobación para realizar las vidrieras solicitadas para el altar mayor. Sin embargo puso como condición que jamás pisaría suelo alemán. Trabajaría y enviaría los vitrales para su colocación. Y así lo hizo, pero cuando vio las fotografías que el obispo le envió, no quedó nada satisfecho con el resultado porque le parecía que las figuras eran demasiado pequeñas para una iglesia tan grande.

Al cabo de un tiempo llegaron más vitrales a la iglesia que nadie había solicitado y para los que no disponían de dinero. Chagall explicó que había decidido trabajar gratis solo a cambio del pago de los materiales para completar toda la iglesia y aún después de su fallecimiento, su aprendices siguieron elaborando y enviando los impresionantes vitrales que confieren a esta iglesia esa maravillosa atmósfera de luz y color.

Monumento al Carnaval

Un homenaje a la tradición carnavalesca de la ciudad. En noviembre, exactamente, el día 11 del 11 a las 11:11 h comienza la que llaman quinta estación, la del carnaval y empiezan los preparativos y los actos que terminará el miércoles de ceniza después de seis días y noches de celebración. Una gran fiesta que ya cuenta con más de 180 años de historia.

Mapa del paseo por Maguncia

Vídeo de Maguncia, Mainz