Día 3: Miranda do Douro

Miranda do Douro

No hay un mirador en Miranda de Douro señalado, puesto que el pueblo en sí es un mirador natural. El mejor punto para disfrutar de las vistas se encuentra situado en la carretera que conecta el punto de salida del crucero y la entrada a la localidad. Una curva cerrada donde dejar el coche y admirar los colores del río y las rocas. Este amarillo intenso tan característico de las rocas son en realidad líquenes, un excelente indicador de la calidad ambiental de la zona.

Resturante O Moinho

Concatedral de Miranda do Douro

Joao III ordenó su construcción que comenzó en 1552 y su altar se consagró en 1586. Hasta 1780 mantuvo la sede episcopal, pero debido a su situación fronteriza y peligrosa, pues cayó bajo dominio español dos veces durante el siglo XVIII, el obispado se trasladó a Braganza.

Conserva una pequeña imagen del siglo XVIII, el Niño Jesús de Cartolinha de profunda devoción popular. Según cuenta la leyenda, el niño Jesús recorrió las calles de la ciudad, espada en mano para animar a los vecinos a luchar contra los españoles.

Fonte dos Canos en Miranda do Douro

Vídeos