Catedral de Stephansdom

1, Stephansplatz
Catedral de Stephansdom
Catedral de Stephansdom

La Catedral de Stephansdom, de estilo gótico flamígero está el centro de Viena. En 1359 se pone la primera piedra y pasó por diferentes avatares, se quemó, se rompió… tuvo varios incendios y fue muy dañada en 1945 por bombardeos americanos y al final rusos, esto último provocó un gran incendio que no pudieron atajar pues los nazis se habían llevado el cuerpo de bomberos, así que los vieneses tuvieron que contemplar cómo se quemaba su catedral.

Catedral de StephansdomCatedral de StephansdomCatedral de StephansdomCatedral de Stephansdom Catedral de Stephansdom

Hay un púlpito de estilo gótico tardío construido por Anton Pilgram, con caras de papas. La barandilla de la escalera está llenas de lagartijas y sapos que son el símbolo del mal y arriba un perro, símbolo del bien, les para el paso. Anton Pilgram se representó un par de de veces en la piedra, una debajo de la escalera y le llaman el «curioso asomado a la ventana» y otra en el pie debajo del órgano.

Cuando fuimos estaban restaurando la catedral, así que por fuera no estaba muy bonita. En la misma plaza está la Casa Haas, que ha sido construida según los planos de 1865 pero recubierta con cristales en vez de piedra. Hubo varias Casas Haas antes de ésta, pero en 1945 toda Viena fue destruida y luego en la reconstrucción trataron de ser lo más fieles posibles a lo que había.

Casa Haas, construida en 1990 sobre viejos planos de 1865
Casa Haas
Calle Graben, donde se encuentra la 'Columna de la Peste'
Columna de la Peste
Túneles en el casco antiguo
Túneles
bus turístico
Bus turístico

Hay muchísima gente paseando por los alrededores, espectáculos varios, estatuas vivientes, tiendas, Mozart por doquier, bombones… hay que perderse por las calles. Algunos edificios tienen túneles que los atraviesan de calle a calle dejando rincones agradables en su interior… También de este centro parte la Graben, la calle donde se encuentra la «Columna de la Peste«, aunque tenga ese nombre fue erigida para dar gracias por el fin de la peste en 1679.

En la catedral, cogimos un bus turístico para que nos hicieran el primer acercamiento a la ciudad, si bien todo el centro es bastante peatonal, las distancias son largas.