Basilea

Basilea es una población de unos 170.000 habitantes de Suiza. No es una ciudad muy turística pero está muy cuidada y tiene una gran oferta cultural y un centro histórico muy bonito con callejuelas y plazas encantadoras… eso sí, es un poco cara. Dicen que Berna es la capital de Suiza, Zurich la capital económica y Basilea, la capital del Arte.

Nuestro Crucero por el Rin parte de Basilea y disponemos de tan solo un breve día para nuestra visita.

Qué ver y hacer en Basilea en un día

Disfrutar del Rin

Atravesada por el Rin, el río es el corazón de de la ciudad donde todo el mundo puede disfrutar con muy diferentes actividades.

Hay miradores espectaculares, puedes tomar algo en sus orillas.

Nadar en el Rin: Mucha gente en verano coloca su ropa dentro de una bolsa con forma de pez, y se deja arrastrar por la corriente flotando plácidamente durante kilómetros, luego sale del agua, se viste y se va a la oficina. Incluso lo hacen en invierno, aunque nos han dicho que en verano también está muy fría el agua. Mucha gente sale desde el Museo de Tinguely donde unas escaleras te bajan al río y hay hasta un termómetro que te dice a qué temperatura está el agua.

Unas barcas llamadas faehri cruzan de orilla a orilla atadas a un cable con otro cable que termina en una rueda que puede moverse en una dirección o en otra, dependiendo de la inclinación que tenga el barco contra la corriente. Un sistema antiguo, pero muy ingenioso ya que solo utiliza la fuerza de la corriente para desplazarse.

Visitar la Catedral, el Münster

El obispo Adalberto ordenó su construcción en el siglo XI y se terminó hacia el 1225 en estilo románico.

Tumba de Erasmo de Rotterdam

Un terremoto destruyó gran parte del edificio, por lo que la reconstrucción acabada en 1500 se realizó en estilo gótico.

En su interior se encuentran las tumbas de Erasmo de Rotterdam y del matemático Jacobo Bernoulli.

En la cripta se conservan frescos de vivos colores, del pasado católico de la catedral.

Atravesando el claustro románico se llega a un mirador sobre el Rin, y es el punto donde los romanos levantaron la primera fortaleza.

Debajo del gran mirador de la Catedral está el lugar para tomar la barcaza que te cruza al otro lado.

Vamos a visitar el casco histórico medieval, la ciudad vieja, que conserva numerosos edificios originales del siglo XIV.

Comer en la Plaza del mercado


En la Marktplatz, está el impresionante Ayuntamiento y también en el centro de la plaza hay un pequeño mercado defrutas y flores y algún puesto para comer. Como todo es bastante caro, elegimos esta opción para tomar algo.

Visitar el Ayuntamiento

El edificio de color rojo y oro del Ayuntamiento (Basler Rathaus) preside esta maravillosa plaza que los sábados y domingos se llena del bullicio y ajetreo del mercado. El Ayuntamiento tiene 500 años y es la sede del Parlamento cantonal y del gobierno de la ciudad.

Rathaus significa ayuntamiento en alemán, pero en el dialecto suizo-alemán se la conoce como Roothus, o Casa Roja. En la fachada principal están representados los escudos de los trece miembros de la confederación helvética. Las pinturas son obra de Hans Bock el Viejo.

En medio de tanta decoración, adornos, esculturas y frescos, destaca en el patio interior la estatua de Lucio Munacio Planco, político y militar romano (87 a. C. – 15 a. C.) que fundó varias ciudades como Lugdunum (Lyon) y Augusta Raurica, la actual Augst cerca de Basilea, por lo que se le atribuye ser el fundador de la ciudad.

Callejear por Altstadt, el casco antiguo

Con muchos edificios originales del siglo XIV, es uno de los cascos antiguos mejor conservados de Europa, por lo que perderse en sus calles es toda una delicia disfrutando de pequeñas plazas, callejones y rincones aislados.

Plaza San Andreas
En el centro de la plaza hay un mono comiendo uvas

Fuente de Tinguely

Jean Tinguely diseñó esta original fuente con nueve esculturas mecánicas que se mueven constantemente arrojando agua. Representan a los actores, mimos y bailarines del antiguo teatro.

Crucero por el Rin

Después de visitar Basilea (Suiza) embarcamos en el barco que nos llevará desde Basilea a Amsterdam, visitando ciudades de Alemania, Francia y Países Bajos. Es pequeño y muy cómodo. Tiene un camarote absolutamente práctico que ya me gustaría tener en muchos hoteles con habitaciones mucho mayores, me encanta como está pensado todo, cada cosa en un sitio y un sitio para cada cosa, como en casa.

En breve comenzaremos a navegar hacia Breisach, una pequeña ciudad alemana desde donde visitaremos Friburgo (Alemania) y Colmar (Francia).

A tener en cuenta

Debemos recordar que Suiza no pertenece a la Unión Europea, por lo que no se aplican las condiciones de roaming en la telefonía móvil ni tiene el euro como moneda. En muchos establecimientos podrás pagar con euros, pero te devolverán en francos suizos (10 € = 10,92 francos suizos, 2019), por lo que si piensas pasar allí unos días, es mejor llevar la moneda cambiada desde casa.

En cuanto al teléfono, con movistar, por ejemplo, si quieres tener internet, no deshabilites los datos móviles y podrás contratar automáticamente un paquete de 500 MB por 6 € válido hasta las 23:59 horas del día.