La Solana

Haz clic sobre el visor para ver la Galería de Fotos en grande

La Solana nace, como otras tantas villas manchegas, fruto de la repoblación efectuada en el siglo XIII, alentada por las tres Órdenes Militares a las que fue donado el territorio que hoy comprende la provincia de Ciudad Real: Santiago, Calatrava y San Juan. Pertenece al Campo de Montiel.

La Iglesia de Santa Catalina parece ser que se comenzó a construir en 1420. La 1ª referencia escrita es de 1468 y dice así, literalmente: «La Solana que oy tyene doscientos vesinos poco mas o menos y tiene una torre de cal y canto que solía ser de la yglesia y tiénela agora el comendador e fortaleçiola.»

Así que la torre era de la iglesia y el comendador la convirtió en un torreón defensivo y no al revés como se pensaba antes, que la torre era de un antiguo castillo. La iglesia tiene elementos del gótico tardío, renacentistas y barrocos, siendo su torre la más alta de la provincia de Ciudad Real.

La Solana, como todo el Campo de Montiel, perteneció a la Orden de Santiago, pero durante el reinado de los Reyes Católicos, estos suprimieron la figura del maestre y los propios reyes pasaron a ser «administradores perpetuos por licencia apostólica», así, las Órdenes pasaron a depender de la Corona.

Con lo cual, se acabó con el desmesurado poder económico y militar de los maestres, que tanto habían intervenido en las disputas internas de la Corona. Vemos la Casa de la Encomienda. Destaca por su torre santiaguista original.

La Casa de la Encomienda era una casa de labor aledaña al palacio. Dentro tiene un patio columnado. En el patio tiene un pozo y una gran puerta de madera por la que entraban los carros.

El Palacio de Don Diego, con balcones y medallones ornamentales entre ellos. Aquí está la Oficina de Turismo. El palacio tiene un gran patio central con columnas dóricas adintelado y con balcones en su parte superior. Hay un interesante Museo “La rosa del azafrán. Historia etnografía y cultura de la Villa de La Solana”, una vieja escuela, un taller de costura… y todo sobre la zarzuela «La Rosa del Azafrán.

Una de las principales tradiciones que se conservan en La Solana es el cultivo del azafrán, que llegó a España en el siglo VIII, con la Invasión musulmana de la Península Ibérica. El cultivo de la rosa del azafrán se remonta al siglo XVIII y se llevaba a cabo por multitud de familias de esta localidad manchega.

Tiene un escenificación de una vieja escuela. También hay representadas costumbres de la villa como las escaleras que usaban los mozos para hablar con las novias en su ventana, todos los procesos del cultivo de la rosa del azafrán… muy interesante. El despacho de Federico Romero con su biblioteca y mesa de trabajo incluyendo su máquina de escribir. Federico Romero, de ascendencia familiar en La Solana, es el autor de «La rosa del Azafrán», junto a Guillermo Fernández-Shaw Iturralde y con música del maestro Jacinto Guerrero, también manchego.