Hammam, baños árabes

Nos encanta ir al Hamman, es un baño turco, Hammam significa ‘lugar que calienta’. Los turcos lo aprendieron de los romanos. Al igual que los baños de los romanos, también se convirtió para los turcos en un centro social y cultural.

Es una experiencia para no perdérsela, además era primero de año y había que relajarse después de la nochevieja. Los baños son muy bonitos, con una decoración árabe muy real, hay piscinas de agua fría, caliente y templada y una sauna con tanto vapor que no ves más allá de tu mano. Tienen las típicas bóvedas con lumbreras de forma estrellada. Se incluye masaje y aromaterapia con lo que sales del Hamman más lozano que una rosa. Recomendable totalmente, tiene los beneficios del agua y además el ambiente es muy mágico.