Qué ver en Córdoba

Qué ver y hacer en Córdoba

Sin darte demasiada cuenta llegarás a los sitios más conocidos e imprescindibles de visitar:

  • La Mezquita, el Alcázar de los reyes, la Sinagoga, los Baños del Califa, el Templo romano… y la ciudad de Medina Azahara a solo 5 Km.
  • De museos, la Torre de la Calahorra me encantó, el Arqueológico, el de Julio Romero, el de la Puerta del Puente
  • Pasear por calles y plazas encantadoras como la plaza del Potro, el Cristo de los Faroles… cargadas de historia como la Puerta de Almodóvar y las murallas, la calle Lineros para ver la caligrafía cordobesa… o sabrosas como la Plaza de la Corredera y las Tendillas
  • Encontrarte cara a cara con Maimónides en la plaza de Tiberiades, con Séneca en la puerta de Almodóvar, con Averroes en la calle Cairuán, con Ibn Hazm… leer sus escritos.
  • Entre visita y visita alguna tapa para reponer energías.
  • Y para relajarte y soñar… un baño en el Hamman.

Córdoba es una ciudad muy antigua, fue la capital de la provincia Bética durante el Imperio Romano, de esta época es el gran teatro romano que es el mayor de toda Hispania. También fue capital del Califato de Córdoba durante la invasión musulmana, que gobernó gran parte de península Ibérica. Los musulmanes llegaron a Córdoba en el año 715, todo el territorio que conquistaron se llamó Al-Ándalus. Abderramán III, en el siglo X, formó el Califato y Córdoba se convirtió en la ciudad más grande, más culta, centro político, económico y con más esplendor del mundo.

En Córdoba se dieron cita tres culturas, la cristiana, la musulmana y la judía. Mientras Europa estaba sumida en la oscuridad, Córdoba era crisol de las ciencias y las letras. En la época califal contaba con numerosas bibliotecas, escuelas públicas, alumbrado y alcantarillado, bibliotecas, baños, zocos y numerosos filósofos, médicos, escritores cuyas ideas tuvieron gran influencia en el Renacimiento, como Averroes, Maimónides… Estudiaron los textos griegos y romanos y los tradujeron o los incluyeron en sus escritos, del muchos nos han llegado sus copias pues los originales se habían perdido.