Jameos del Agua

Los Jameos del Agua se localizan en el interior de un túnel volcánico producido por las erupciones del Volcán de la Corona. Por él corría la lava, César Manrique supo hacer que el hombre y la naturaleza se abrazasen. En el lago interior, encontramos los pequeños cangrejos ciegos (Munidopsis Polimorpha), una especie endémica de la isla.

El lago interior ha sido originado por filtraciones marinas, y constituye una formación geológica singular. La palabra «jameo» es de origen aborigen y se refiere a una oquedad o cueva natural producida por el hundimiento del techo de un tubo de lava volcánico.

En los Jameos se funden el color verde de las plantas, el turquesa de la piscina, el azul del mar, el negro de la piedra volcánica y el blanco. Tiene un Auditorio donde se mezcla la cueva con la construcción, como siempre en perfecta armonía. En 1977, después de más de diez años de trabajos, quedó terminada la estructura general de los Jameos del Agua. En estas mismas fechas se procede a la inauguración oficial del centro, incluyendo el Auditorio, y se considera concluida la obra. Es el primer Centro de Arte, Cultura y Turismo creado por César Manrique, y pretende mostrar al visitante un espacio para la contemplación de la naturaleza apenas intervenida por el hombre.

Los Jameos del Agua, al igual que la Cueva de los Verdes, se localizan en el interior de un túnel volcánico producido por las erupciones del Volcán de la Corona. El avance de las lavas terminó cuando éstas alcanzaron la línea de costa.