Cala Turqueta

Cala Turqueta recibe su nombre del color del agua, que recuerda al turquesa más claro y cristalino, aunque otros dicen que proviene de las frecuentes invasiones de los piratas turcos que sufría la isla.

Situada solo a 10 km de Ciutadella, conforma una zona virgen rodeada de altas laderas y pequeños acantilados revestidos de una frondosa vegetación. La forma semicircular y la limpidez de sus aguas terminan de configurar un paisaje realmente exuberante, de difícil acceso si no es por barco. Cuenta con un pequeño aparcamiento gratuito a unos 15 minutos andando hasta la playa. Hay que llegar pronto, porque no es extraño encontrar el cartel de completo en las señalizaciones que hay desde Ciutadella. Mucha gente opina que es una de las calas más bonitas de la isla, aunque, como siempre, todo es discutible.