Calas Coves

Cuevas excavadas en gran número en lugares inverosímiles de las altas paredes rocosas que rodean la cala y que fueron antiguos enterramientos. Y el mar penetra en las rocas formando remansos de agua.


Calas Coves es el principal conjunto de cuevas de enterramiento de la isla por la cantidad de cuevas excavadas en la roca (unas 100) y a la vez una cala emblemática cuya visita yo calificaría de obligatoria. Es maravillosa la unión de una exuberante vegetación con las paredes rocosas tan altas, el mar que penetra formando mansos refugios y las cuevas excavadas en tan gran número y en lugares tan inverosímiles.

La llegada puede en un primer momento resultar frustrante ya que cuando terminas el camino, no recibes la sensación de amplitud, luminosidad y arenas blancas que has recibido en otras calas como Macarella… Pero a medida que vas recorriendo el sinuoso sendero que va bordeando esta doble cala, vas descubriendo poco a poco que te encuentras en un lugar único donde se funden historia y paisaje en un entorno realmente mágico.

Desde los años 60, a raíz del movimiento hippy, las cuevas estuvieron habitadas hasta los años 90 cuando los últimos habitantes fueron obligados a desalojar y muchas de las cuevas fueron tapiadas.

Ir hasta allí no resulta sencillo por lo que es uno de los destinos preferidos de quienes eligen los lugares más recónditos y apartados para disfrutar de la naturaleza.

Tomaremos la carretera que va desde San Clemente hacia Cala En Porter y tomar el desvío en el km 8. Al llegar a la urbanización Son Vitamina, seguiremos las indicaciones «Coves». A mitad de camino podemos dejar el coche en un aparcamiento y continuar andando unos 15 minutos.