Es Grau

Perteneciente al término municipal de Maó (Mahón), Es Grau, antiguo pueblo de pescadores tiene una amplia playa muy resguardada del oleaje debido a su forma, con gran cantidad de arena y muy poca profundidad.

Este idílico rincón ha sabido mantener su entorno y su carácter tranquilo a pesar del turismo.

Es el punto de partida para visitar S’Albufera o la illa dels Coloms.


Albufera des Grau

Uno de los parajes naturales más bellos de la isla. El humedal de s’Albufera tiene agua salobre, es decir, ni dulce ni salada, y constituye el hábitat de numerosas especies animales y vegetales.

Dispone de un centro de visitantes en el que la amabilidad y el entusiasmo de la persona que lo atiende (al menos ese día), te invita a realizar aguno de los varios recorridos posibles y a disfrutar enormemente del encanto que proporciona una vez más la naturaleza salvaje en todo su esplendor. Si toda la isla está declarada reserva de la biosfera desde 1993, s’Albufera d’es Grau constituye uno de los máximos exponentes por la diversidad medioambiental que encierra.

Recorrer cualquiera de los tres itinerarios señalizados, el de Cala Limpa, el de Santa Madona o el de sa Gola, resulta un auténtico placer para los sentidos y una «recarga» de paz y tranquilidad.