Fortaleza de la Mola


La Fortaleza de la Mola o fortaleza de la reina Isabel II extiende su línea fortificada más de 2 kilómetros. Comenzó su construcción en 1849 para defender el importante puerto de Mahón y servir como centro de operaciones de todo el ejército de las isla. Los trabajos duraron hasta 1875 y debido al rápido progreso de la tecnología militar ya había quedado anticuada. Por eso en 1896 se amplió el refuerzo defensivo con nuevas construcciones y cañones más modernos. Afortunadamente la fortaleza nunca ha sido atacada, por lo que la arquitectura se mantiene en un perfecto estado de conservación.

Aparte del indudable interés arquitectónico, militar e histórico, la visita a la fortaleza nos ofrece además una maravillosa panorámica desde la entrada al puerto de Mahón en medio de un entorno natural maravilloso que ha sido declarado Zona Especial para la Protección de Aves.