Playa de Binimel·là

La Playa de Binimel·là es preciosa. Allí se encuentra una pequeña laguna o zona húmeda que llega prácticamente hasta la playa. Aparte de unas pocas casas y un restaurante bastante alejado de la playa que funciona solamente en verano, aquí van enlazando una serie de calas vírgenes y tendremos que caminar si queremos disfrutar de ellas. Se trata de una zona protegida porque está incluida dentro de las Áreas Naturales de Especial Interés y que aquí en el norte se extiende desde Ets Alocs hasta Fornells.

Cuenta con una extensa zona de parking que, sin embargo se llena de coches, al final del cual se encuentra un restaurante. Un breve paseo de 5 minutos por la zona señalizada nos lleva hasta la Binimela. Tiene zona de arena y de rocas y más vale que lleves protección solar porque las sombras brillan por su ausencia. ¿Nos animamos a seguir caminando hasta la Cala Pregonda? Seguro que sí, porque realmente vale la pena.