La Mancha • Ruta de Don Quijote

Consuegra • Toledo







Los molinos de Consuegra es posiblemente uno de los paisajes más bonitos que hemos visto en toda nuestra ruta buscando a Don Quijote. El cerro Calderico con los molinos y el castillo de la Muela, es realmente espectacular, y eso que nos salió el día nublado.

Visitamos el Molino Rucio, que tenía las aspas vestidas con tela y vimos una molienda. Lo primero que hacía el molinero es ver de dónde provenía el viento poniendo una vela u otro mecanismo delante de las pequeñas ventanas superiores del molino, luego con el palo largo y una mula hacía girar el tejado y las aspas, o sea, toda la parte superior del molino, para encarar las aspas al viento y según la fuerza del viento, desplegaba más o menos tela en las aspas, como en las velas de los barcos. Era una operación muy delicada pues si el viento era muy fuerte y se equivocaba podía romperse la piedra de moler, lo que hubiera sido una tragedia en época de molienda. La fuerza del viento movía una piedra sobre otra que estaba fija, y en medio estaba el grano. Siempre quedaba algo de piedra molida entre el grano, por eso se les desgataban tanto los dientes.

El Castillo de la Muela es de origen musulmán, es posible que la primera reconstrucción del castillo fuera realizada por Almanzor, en el siglo X, época del dominio musulmán de las comarcas cercanas. En 1097, Al-Mu'tamid lo cedió a Alfonso VI, por pacto matrimonial, ya que el rey se casaría con la princesa sevillana Zaida. El castillo se consiguió sin guerra pero poco duró la ocupación cristiana porque, en agosto del mismo año, Alfonso VI perdió la fortaleza tras ser derrotado por los árabes en la batalla de Consuegra.

El castillo fue recuperado finalmente por los cristianos en el siglo XII, siendo reconstruido por los Caballeros Hospitalarios en este mismo siglo, y también en el siguiente siglo XIII. Los invasores necesitaban romper 7 puertas para llegar al núcleo de la fortaleza. El castillo es mencionado en la Estoria de España de Alfonso X el Sabio, s. XIII, donde se comenta que este pertenecía, en tiempos de los visigodos, al conde don Julián, al que define Alfonso X como "heredero en el castiello de Consuegra". Alfonso VII entregó el castillo, la localidad y su entorno a la Orden de San Juan de Jerusalén o Caballeros Hospitalarios, en 1183 que estableció en Consuegra la capital de su priorato de La Mancha, y dio forma al actual castillo. De ahí que su aspecto definitivo se asemeje al de tantos castillos medievales europeos. Tras la invasión francesa y la campaña de Napoleón en España (1808), fue ocupado por una guarnición del soldados franceses (1809-1813) que lo destruyeron al retirarse.

Consuegra es la Consabura romana que llegó a contar con las edificaciones propias de una gran ciudad, termas, murallas, acueducto, circo... quedan restos de la Presa romana, de hace dos mil años. Esta gran obra de infraestructura hidráulica es la mayor conservada del Imperio Romano de Occidente, se trata de la presa más larga y de mayor caudal de todas las que existen en Europa, Norte de África y Oriente Medio.

 

Viajes y Lugares

Provincia de ToledoToledoCarranqueConsuegraEl TobosoEsquiviasIllescas