Valle del Jerte

Paseando por el valle del Jerte… Este valle toma el nombre del río Jerte que lo atraviesa. El nombre del río proviene del árabe Xerit, que significa «río angosto» o «río cristalino». También el cultivo del cerezo tiene su origen en los árabes.

El Valle del Jerte está lleno de agua, de vida, gargantas y cascadas conforman un paisaje élfico, como habitado por duendes. Sabíamos que el valle era bonito pero es más espectacular de lo que habíamos imaginado. Hemos venido a ver los cerezos en flor y solo hemos estado pocos días, así que tendremos que volver pues nos han quedado muchas cosas por ver.

Durante toda la semana ha sido la Fiesta del Cerezo en Flor y en todos los pueblos se han hecho fiestas, romerías, degustaciones… Como ese año ha llovido tanto, la explosión de la floración se ha retrasado, aún así hemos podido ver muchas zonas en flor.

El Valle del Jerte está formado por 11 pequeños pueblos cada uno con su encanto: Barrado, Cabezuela del Valle, Cabrero, Casas del Castañar, El Torno, Jerte, Navaconcejo, Piornal, Rebollar, Tornavacas y Valdastillas.

Casas del Castañar

Nos alojamos en Casas del Castañar, nos gustó mucho todo, tuvimos fiesta en la plaza, nos invitaron a comer y a bailar. ¡Ah! y verbena de noche, creo que era la cooperativa de cerezas de nuestro pueblo. Curiosa verbena, por cierto, es la primera vez que he ido a una fiesta donde no vendían ni una copa de nada. La gente ya se lo sabía y llevaba sus bolsas con bebidas tipo botellón, pero nosotros forasteros, no teníamos ni un vaso de agua. Alucinante, en mi ciudad está prohibido entrar bebidas a los sitios… aquí al contrario. Bueno, caminabas unos kilómetros hasta un bar cercano y volvías a la verbena. Fue divertido.

Y de paso nos trajimos algunos interesantes «souvenir»… morcilla patatera, embutidos varios, licor de cereza, mermelada… bueno, de todo un poco, hasta pimentón de la Vera, que es del valle de al lado, un viaje que tenemos pendiente, y la ruta de Carlos V, otra escapada pendiente. Extremadura, la tierra de mi abuelo que no conocí, me ha gustado mucho.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Navaconcejo

Navaconcejo es una pequeña villa en el valle y está a ambas orillas del Jerte. Era un Concejo Medieval; de ahí su nombre “Navas del Concejo”. En el s. XV, un pueblo cercano ‘Peñahorcada’ fue destruido por la crecida del río y sus habitantes fueron acogidos en Navaconcejo. A finales del siglo XVII el Concejo compra el título de villazgo, que le proporciona independencia.

La gente es muy amable y habla contigo de una forma natural para enseñarte su pueblo. Así, conocimos a unas simpáticas señoras que nos mostraron algunas casas peculiares y nos contaron historias del pueblo. Todavía quedan algunas casas típicas de la zona con sus aleros y voladizos, nos dijeron que cuando eran pequeños todas las casas lo tenían y si llovía podían ir al colegio sin mojarse… pero cuando la industria de la cereza se hizo más fuerte, muchas de esas viejas casas se abandonaron, normal, por casas más preparadas. Ahora algunas de ellas se están restaurando y han quedado muy bien.

También nos enseñaron la Casa de la Inquisición, que tiene un escudo de piedra en el balcón y de la que se cuentan numerosas leyendas. No te pierdas la Casa de la Cultura antigua Fábrica de Sayales de 1.625… La noche se nos echaba encima y volvimos a Casas del Castañar, lástima, la visita no dio para más, no lo vimos todo, pero nos quedamos con la naturalidad y amabilidad de su gente.

También puedes ver en Navaconcejo dos ermitas barrocas, la del Santísimo Cristo del Valle y la ermita de San Jorge, con un retablo del s. XVIII. La Garganta de Las Nogaledas, con muchas cascadas y el Mirador del Cerrillo.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Piornal y cascada del Caozo

Piornal está alto en la ladera del Valle del Jerte, es el pueblo de mayor altitud de Extremadura, 1.175 m. de altitud y tiene fantásticas vistas. Visitamos la Cascada del Caozo, entre Piornal y Valdastillas, aunque más cerca de este último pueblo. Puedes llegar en coche y aparcar, si no hay muchos forasteros. Como este año ha llovido mucho, a primeros de abril, la cascada estaba impresionante y todo el bosque húmedo lleno de musgos parecía un bosque de hadas, pero creo que no siempre es así. También está el Salto del Calderón.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Cabezuela del Valle

Con sus 2.000 habitantes, es el municipio más poblado de la comarca y se encuentra en el centro mismo del valle, por lo que es considerado como el corazón del Jerte.

El plano del municipio ya no presenta la estructura típica lineal de los demás pueblos que cuentan con una única calle central. Su casco histórico presenta calles estrechas, sombrías que evocan su origen medieval de la judería y ha sido declarado conjunto histórico-artístico.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Valdastillas. Garganta de Marta

El pequeño municipio de Valdastillas (334 habitantes) se encuentra también en el tramo medio del valle. Su iglesia de Santa María de Gracia es del siglo XVI.

A 1 Km del pueblo de Valdastillas, caminando bajo una vegetación exuberante y frondosa, pasamos por el lagar de aceite del Tío Alicio. Funcionó como molino de aceite desde 1.900 hasta 1.981 utilizando la fuerza motriz del riachuelo. Restaurado en 1.992, hoy en día funciona como museo etnográfico.

Continuando este hermoso paseo bajo los alisos, llegamos a una de las cascadas más espectaculares del valle, la garganta de Marta. Dispone de una pasarela-mirador de hierro desde el que podemos disfrutar en las alturas de este maravilloso regalo de la naturaleza.

Tan solo a 3 Km de Valdastillas se encuentra la garganta del Caozo de la que ya hemos hablado en Piornal.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Tornavacas

«Tornan las vacas» dijo el rey Ramiro II tras la Batalla de la Vega del Escobar allá por el siglo X. Una gran cantidad de estos animales fueron lanzados de noche con teas encendidas en sus cuernos contra el ejército moro causando gran desconcierto y procurando la victoria del cristiano.

Nos encontramos ya en la parte alta del valle, el término municipal se encuentra colgado entre los riscos y abruptos desniveles de la Sierra de Gredos y la de Béjar, pero constituye el paso natural entre Extremadura y Castilla.

La casa del número 23 en la calle Real de Abajo albergó al emperador Carlos V el día 11 de noviembre de 1.556, durante su viaje al retiro de Yuste. Dicen que cuando atravesó el puerto de montaña, el emperador exclamó: “ya no franquearé otro puerto en mi vida sino el de la muerte”.

Unas fiestas que tengo muchas ganas de ver algún día son las de los Días de Fuego, el 1, 2 y 3 de mayo. El día 1 se recrea la leyenda «Ya tornan las vacas«. Por la noche del día 2 los vecinos reúnen gran cantidad de leña, pero también muebles viejos y encienden enormes hogueras por todo el pueblo. Al día siguiente, el 3 de mayo, es el día de la Cruz y los vecinos suben en romería hasta el monte de la Cruz, mirador natural desde el que se divisa el pueblo, todo el valle y Plasencia.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios

Vídeo del Valle del Jerte