Islas Griegas

Paseando por Antíparos

 

Antíparos es una pequeña isla hermana de Paros, se llega desde allí en un ferry que tarda 10 min.

Fuimos a conocer sus cuevas sin embargo lo quemás nos gustó fue su mar, su tranquilidad, pasear, tomar un vino blanco frente al mar y sentir que no tienes prisa.

El pueblo de Antíparos, con 400 habitantes, es un puerto con una calle peatonal que desemboca en dos plazas unidas por un arco: la primera, con numerosos cafés, la preside un gigantesco eucalipto, mientras que la segunda tiene la forma de un antiguo kastro con un aljibe en el centro.

Cueva Spíleo

Está en colina Ai Yiannis, eran conocidas por los habitantes de Antíparos desde el tiempo de Alejandro Magno pero parte de la cueva fue redescubierto en 1673 por el Marqués de Nointel, que llegó a ser embajador francés en Constantinopla. La enorme estalacmita de la entrada es lamás antigua de Europa de hace unos 45 millones de años. Tiene una profundidad superior a 100 m.

La cueva es un poco incómoda de visitar, una estrecha escalera de 411 escalones de subida y de bajada, teniendo en cuenta la cantidad de visitantes, no puedes parar ni a hacer una foto porque frenas a todos. La iluminación es horrorosa con unos cables negros que atraviesan la cueva.

Y la mayor pena es que después de siglos de expolio no queda una estalactita que no haya sido rota quizás para llevarse un turístico recuerdo o hacer una lámpara para enseñar a los amigos. Una gran falta de respeto a un entorno maravilloso creado por la naturaleza. Teniendo en cuenta que se requieren entre 80 y 120 años para crear un centímetro de estalactita, me temo que la cueva ya no tiene remedio en nuestras manos. ¡Hasta Lord Byron grabó su nombre en una de las paredes, lo que fue y sigue siendo gamberrismo aunque sea Lord Byron!

 

Viajes y Lugares

AtenasMykonosDelosParos • Antíparos • NaxosSantorini