Isla de Murano

La isla de Murano es peculiar, las flores en los jardines son de cristal, las vírgenes en las calles también y hay algunos monumentos realizados en coloridas y transparentes formas de cristal… hasta los pájaros son de cristal.

Paseando por la isla de Murano

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios
Tomamos el vaporetto en la Fondamente Nuove, Murano está muy cerca, a un par de kilómetros de Venecia. El vaporetto va a tope de gente, demasiada y el viaje lo haces de pie, todos muy juntitos, no hay riesgo de caerse.

Antes pasamos por delante de la isla de San Michele que es el cementerio de Venecia con sus cipreses y todo. Venecia no tiene muchos árboles porque evidentemente no tiene mucha tierra ni espacio, así que los árboles siempre han sido un bien escaso, muy apreciado y protegido por las leyes. Si alguien dañaba un árbol no era raro que se depositara una denuncia en los numerosos buzones que existían en la ciudad y las penas podían ser superiores a las que tendrían riñas o navajazos.

Murano es la isla más grande de la laguna de Veneta después de Venecia y lo más representativo de ella es la industria del cristal. La isla de Murano es peculiar, sorprende que las flores en los jardines son de cristal, las vírgenes en las calles también y hay algunos monumentos realizados, no en oscura piedra sino en coloridas y transparentes formas de cristal… hasta los pájaros son de cristal.

El cristal de Venecia siempre fue apreciado desde la Edad Media y los talleres de soplado estaban por toda la ciudad, con lo cual se producían numerosos incendios en los hornos que se extendían rápidamente por las casas de madera, iglesias y palacios. En 1292, el Doge, para evitar el riesgo de incendios, decidió mandarlos a todos a una isla y eligieron Murano. Incluso dicen que… los artesanos tenían prohibido salir de la isla para que no revelaran los secretos de la fundición del vídrio.

La industria del cristal ha bajado bastante y Murano vive también del turismo. Si te compras algo allí, asegúrate que lleva el sello de Murano, si no, lo más probable es que esté hecho en China.