Circo Máximo

• Via del Circo Massimo

El Circo Máximo es el más antiguo, grande y famoso de la antigüedad. En él se realizaban competiciones deportivas diversas, pero las más famosas de todas eran las carreras de carros que duraban desde el alba hasta el crepúsculo. En medio estaba el obelisco Flaminio, que fue trasladado en el siglo XVI por el papa Sixto V a la Piazza del Popolo.

El Circo Máximo fue construido originalmente por los reyes etruscos de Roma con el único fin de servir de entretenimiento público. Muchos años después, fue reconstruido por Julio César que agrandó el circo para que pudiera albergar de 225.000 espectadores o más, debido al aumento de la población de Roma. Fue modelo para todos los circos que los romanos construyeron en numerosas ciudades de su imperio.

Posiblemente los espectáculos del Circo eran los mejor acogidos por los ciudadanos. Su máximo esplendor llegó en el s. IV, llegándose a poner de moda la expresión “panem et circus”. En la pista cabían hasta 12 carros, los aurigas daban vueltas alrededor de la spina central, y eran muy ricos, como los futbolistas actuales, pero raro era el que llegaba a envejecer, y los caballos… menos.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios