Fontana de Trevi

• Piazza di Trevi

Cuenta la leyenda que… allá por el año 19 a.C., la doncella Trivia, mostró el manantial de donde brotaba el agua, al ejército romano, y a tan solo 22 km. de Roma, una nimiedad para los expertos ingenieros. Estos, construyeron un acueducto hasta Roma y en honor a la virgen Trivia, le llamaron Aqua Virgo.

Este acueducto fue fácil de construir pues la fuente tiene 4 metros de altura más que el destino, así, simplemente con la fuerza de la gravedad y con un desnivel apenas perceptible, el agua llega a Roma, bueno… y una “sencilla” construcción de los ingenieros. El acueducto Aqua Virgo fue construido en el 19 A.C. por Agripa, edil y yerno de Augusto, y responsable de las construcciones y los festivales de Roma. Tiene un trazado en su mayor parte subterráneo.

Fue utilizado para llevar agua a sus baños, las Termas de Agripa, en el Campo de Marte. Este agua fue usada durante más de cuatrocientos años hasta que los godos destruyeron los acueductos y los ciudadanos de Roma en la Edad Media se vieron condenados a sacar el agua de los pozos y del contaminado río Tiber, donde también desembocaba la Cloaca Máxima. En el siglo XV, se reparó el acueducto y al final se construyó una sencilla pila, donde se encuentra hoy la Fontana de Trevi.

El acueducto Aqua Virgo todavía alimenta la Fontana di Trevi, la Fontana della Barcaccia, en la Plaza de España y la Fuente de los Cuatro Ríos, en la Piazza Navona.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios