Peniche, ruta por Portugal

Ruta por Portugal: Día 7

Portugal: Peniche Qué ver, guía breve

Viajes y Lugares

Cabo Carvoeiro

Después de dejar una gran ciudad como Lisboa, de nuevo nos acercamos a la naturaleza, nuestro alojamiento está justo enfrente del mar. A lo largo de toda nuestra ruta por Portugal iremos combinando la ciudad y la naturaleza. Te recomiendo la Oficina de Turismo de Peniche donde una chica nos dio una fantástica información, y muy amable. Sé que siempre debería ser así pues es su trabajo, pero algunos lo hacen realmente mal y otros, como esta chica, espectacularmente bien.

Peniche es uno de los destinos preferidos de los portugueses de a pie, es pequeño y real, no está corrupto por el turismo masificado, tiene una magnífica naturaleza agreste y salvaje, grandes acantilados, un Atlántico digno de respeto y... se come muy bien.

Qué ver en Peniche... Cabo Carvoeiro y rodear la costa, paseando • Ver atardecer en el Cabo Carvoeiro • Visitar la Fortaleza • Pasear el pueblo • Caldeirada de Marisco y gastronomía de mar • Islas Berlengas.

Cuenta la leyenda que Peniche fue fundado por un grupo de Lusitanos que huían de las tropas de Julio César y se refugiaron en esta isla. Peniche era una isla en la Edad Media y a partir del siglo XVII empezó a unirse a tierra por un istmo arenoso formando una pequeña península, o sea que está rodeada de mar por casi todas las partes, lo que hace de ella un lugar fresquito en verano. En 1158, el Rey Afonso Henriques dio a Peniche una carta que otorgaba autonomía administrativa a la aldea medieval. Alfonso I de Portugal, mejor conocido como Alfonso Enríquez, o bien en portugués Afonso Henriques fue el segundo conde del Condado Portucalense de la casa de Borgoña y el primer rey de Portugal.

Una de las señas de identidad de Peniche es la gran fortaleza llamada Plaza Fuerte de Peniche, del siglo XVI. Durante la dictadura de Salazar, la fortaleza fue prisión de presos políticos entre 1934 y 1974. Las celdas están llenas de carteles que cuentan la historia de la gente que fue encerrada aquí. Hubo una gran huida de esta cárcel y uno de los huidos más famoso fue Álvaro Cunhal, el líder comunista

También hay un pequeño museo de utensilios prehistóricos encontrados en la zona, una muestra de algo muy típico de Peniche, el encaje de Bolillos y alguna sala de todo lo relacionado con el mar, conchas, sardinas en conserva de hace un siglo, buzos pioneros... Durante milenios, las actividades del mar han sido el motor de la economía de Peniche y al mar debe su crecimiento, gracias a la pesca y a la industria conservera.

Increíble, nos han dejado encerrados en la fortaleza, buscando, encontramos a una cuidadora de un colegio que estaban comiendo allí y nos abrió la puerta. El museo cierra a las 12,30h. una hora no habitual para nosotros y si estás dentro, nada ni nadie te avisa de que salgas. Nos hubiéramos quedado encerrados hasta las 14h., en que vuelve abrir, hora también poco habitual para nosotros, por cierto.

Celebramos nuestra puesta en libertad de la cárcel, con una Caldeirada de marisco... genial, Peniche es un buen sitio para la gastronomía de mar, y los precios están muy bien. Y fuimos a pasear al Cabo Carvoeiro, un buen lugar para la observación de aves con impresionantes muros de piedra que caen en vertical al océano y grandes y altas rocas azotadas por este mar. Aquí está la singular roca Nau dos Corvos, como un barco en mitad del océano, donde paran gaviotas, patos, cuervos... Enfrente las Islas Berlengas, un paraiso natural protegido que tiene un hotel, un fuerte, una pequeña playa y demasiada gente, según dicen para lo pequeña que es. Los billetes se sacan en el puerto, la excursión vale sobre los 20€. La altura de las rocas es tremenda, vértigo sobre el mar y curiosas formas talladas por las gotas de mar llevadas por el viento. Peniche es pequeño, puedes recorrerlo a pie, sin problema.

Llegamos a una playa, Praia do Portinho da Areia do Norte, donde hay un montón de caravanas, un camping. La playa parece más resguardada para el baño, aunque el agua siempre está fría, por lo menos para mí. El sol está alto todavía pero vemos el magnífico colorido del astro acercándose a su cenit. En esta playa fueron enterradas las víctimas de los restos del naufragio del barco llamado San Pedro de Alcántara del Reino de España, el 2 de febrero de 1786. El cielo se va cubriendo de nubes por momentos y nos quedamos sin Puesta de Sol. Volvemos al pueblo, es 1 de agosto y estamos en fiestas, el paseo está lleno de luces de colores, tenemos animación a tope, feria y mañana procesión.

Al día siguiente amaneció lloviendo, así que hubo cambio de planes y en lugar de ir a las Islas Berlengas, fuimos a Lohurinha, al Museo de los Dinosaurios y luego a ver el pueblo medieval de Óbidos, pero volvimos a comer a Peniche, ya que para la calidad, está bien de precio. Tienes que probar el licor de ginja, una especie de cereza, que se toma en vasitos de chocolate, que luego te comes. Disfrutamos de la animación del pueblo, la feria, la procesión, hoy ha habido sardinada en el puerto, los barcos están engalanados con luces y nosotros nos retiramos a dormir que mañana nos vamos a Coimbra y antes queremos pasar por las ruinas romanas de Conímbriga.

Consejo: Si viajas con muchos aparatos, no te olvides de llevar uno o varios enchufes múltiples para teléfonos, cargador de pilas, baterias cámaras de foto, de vídeo.

 

Viajes y Lugares

—> Ver resumen: Ruta por Portugal
—> Día 1: Baeza (España)
—> Día 2: Algarve 1: Sagres —> Día 3: Algarve 2: Lagoa, Portimão...
—> Día 4, 5 y 6: Lisboa 1 —> Lisboa 2 —> Lisboa 3 —> Día 6: Sintra
—> Día 7 y 8: Peniche —> Día 8: Lourinhã —> Óbidos
—> Día 9: Conimbriga —> Día 9 y 10: Coimbra
—> Día 11 y 12: Aveiro —> Playa de Barra, Costa Nova y Vagueira
—> Día 13 y 14: Oporto 1 —> Oporto 2 —> Oporto 3
—> Día 15: Aranjuez (España) —> Día 16: A casa

Viajes y Lugares

Ver mapa de Peniche en Google Maps