ruta Gran Canarias

Gran Canaria

Hemos ido a pasar la Nochevieja en Las Palmas de Gran Canaria. Nos alojarnos en el norte, en Las Palmas y alquilar un coche para visitar otras partes de la isla. Lo hemos hecho así porque al ser diciembre no vamos a estar mucho tiempo en la playa, y el dormir en una ciudad como Las Palmas nos da más posibilidades de pasear y ver cosas.

Esta tarde cuando aterricemos, hemos contratado un transporte compartido que nos llevará directamente a nuestro hotel, así nos evitamos andar buscando la combinación para llegar. A la vuelta tb nos recogerá cerca del hotel.
Hemos alquilado un coche para tres días y preparado algunas rutas.

Día 2. 28 diciembre

Recogemos el coche de alquiler y nos dirigimos al sur de la isla, a Puerto de Mogan, Playa de los Amadores, Puerto Rico, Playa de Arguineguin, Meloneras, Maspalomas, Playa del Inglés.

Día 3: 29 diciembre

hoy la ruta es hacia el interior pasando por Roque Nublo: [Arinaga, Vecindario, La Presa De La Sorrueda, Santa Lucia De Tirajana, Ingenio, Guayadeque, Agüimes, Fataga, San Bartolomé De Tirajana, Parque Natural De Las Nieves, Llanos De La Pez](http://viajesylugares.es/espana/gran-canaria/ruta-dia-2-gran-canaria.html)

Arinaga, Vecindario, La Presa De La Sorrueda, Santa Lucia De Tirajana, Ingenio, Guayadeque, Agüimes, Fataga, San Bartolomé De Tirajana, Parque Natural De Las Nieves.

En Arinaga se conservan al lado del mar los antiguos hornos de la cal, hoy en día convertidos en museo. De visita libre y gratuita, nos hablan de un pasado duro, pero fructífero para los habitantes de la localidad.

La extracción de la piedra era libre, pues las zonas costeras de donde se extraía el material fueron siempre mancomunados.

Desde Arinaga subimos hasta Santa Lucía de Tijarana. Antes de llegar, nos detenemos en el mirador El Guriete, desde donde se contemplan los riscos horadados de cavernas y cuevas que fueron habitadas desde la antigüedad.

Imperdible la visita a La Fortaleza, conjunto de lugares, refugios, habitáculos y también sitio de defensa de los últimos habitantes nativos contra las tropas de conquista enviadas por los Reyes Católicos???? en 1483 y donde se libró la última batalla. Un lugar muy bello, sobre todo la cueva que atraviesa la montaña.

Seguimos ruta hasta Fataga. Es un pueblo lindo, bastante bien cuidado y lleno de flores. Allí paramos a comer en un pequeño rte. con una terracita muy acogedora. Guisado de cabra, ropavieja y papas arrugadas por 29 €. Buenísimo.

La vuelta a Las Palmas se demoró bastante, pues la autopista está congestionada con paradas continuas desde el aeropuerto.

Cenamos en un italiano en el paseo de Las Canteras: mejillones en salsa de tomate y ensalada Nicoise (atún, patatas, judías verdes, huevo duro, tomate, cebolla y anchoas con salsa de mostaza. Una exquisitez y el trato, muy cordial.

Día 4: 30 diciembre

Teror, Artenara, Tejeda, Roque Nublo, San Mateo y la Vega, Valsequillo, Cuatro Puertas, Telde, Caldera de Bandama, Santa Brígida, Jardín Botánico Viera y Clavijo

Nos dirigimos hacia Tejeda para subir al mirador del Pico de Las Nieves • Roque Nublo • Roque de Bentayga • Caldera de Bandama • Vega de San Mateo, mercado • Santa Brígida.

Hacemos ruta por el interior norte y por la tarde devolvemos el coche porque durante fin de año y primero de año no lo íbamos a usar. [Teror, Artenara, Tejeda, Roque Nublo, San Mateo y la Vega, Valsequillo, Cuatro Puertas, Telde, Caldera de Bandama, Santa Brígida, Jardín Botánico Viera y Clavijo](http://viajesylugares.es/espana/gran-canaria/ruta-dia-3-gran-canaria.html)

Día 5: 31 diciembre

Aprovechamos para pasear tranquilos por Las Palmas, que esta noche tendremos marcha… El Barrio de la Vegueta, etc. No teníamos claro cómo pasar el Fin de Año, sabíamos que habría marcha por la playa de Las Cantera, que es donde está nuestro hotel. Se nos han echado las fechas encima y ahora no encontramos donde cenar, nos hemos liado la manta a la cabeza y cenaremos en el Auditorio Alfredo Kraus, con espectáculo y baile. Habrá fuegos artificiales en la playa y creo que será fantástico.

Autobús hasta Veguetta • Calle Triana • Estatua de Benito Pérez Galdós • Mercado • Lugar de la fundación de la ciudad • Casa de Colón • Catedral • Plaza de Santa Ana • Castillo de Mata

Día 6: 1 enero

Día soleado y de playa. La playa de Las Canteras se encuentra abarrotada de gente tomando el sol y bañándose en el mar. Exposición de esculturas de arena. Paseamos hasta la puntilla desde donde se divisa la montaña de La Colorá. Mientras observamos el plano de la ciudad sentados en un banco, vamos mencionando los lugares que divisamos. La persona que está en el banco de al lado nos va confirmando lo que decimos y nos da una serie de explicaciones sobre el pueblo de La Colorá y que más allá es ya zona militar, aunque los terrenos son propiedad privada de una familia que, según él llevan litigando años contra el gobierno por esa cuestión.

Feliz año Nuevo y a pasar un día tranquilito que la noche fue larga.

El primer día del año es un día bastante tonto, anoche bailamos hasta muy tarde y hoy se esperaba, nos hemos levantado tarde, hemos perdido el desayuno y hemos salido a desayunar frente al mar con una vista magnífica de las olas rompiendo contra las rocas cercanas a la costa.

El día soleado invita a pasear, así que nos vamos hacia la punta y a la playa de las coloradas. La playa está llena de gente, jóvenes con pinta de haber tenido una última noche del año movidita, duermen medio vestidos sobre la arena, entre familias con niños, ancianos con un moreno envidiable y cuerpos esculpidos, tostándose en las hamacas. Es una alegría de paseo, y esta temperatura te calienta hasta el alma. Nuestra noche también fue movidita, así que paseamos tranquilos sin gran alboroto y tratando de ir tomando lentamente las riendas de nuestro cuerpo. También puedes ver las esculturas que hacen en la arena de belenes, nosotros las vimos desde fuera, no entramos al recinto vallado.

Pasamos La Puntilla y a la otra parte vemos algún buen restaurante de pescado, aunque hoy está cerrado, la costa se hace más agreste y hoy el oleaje golpea con fuerza las rocas negras de claro origen volcánico. Seguimos caminando algunos kilómetros más y vemos un autobús que te lleva a la playa de las coloradas, donde nos han dicho que hay un par de restaurantes… bueno, para ser el primer día del año, 5 km. nos parece suficiente, así que nos sentamos en la terraza de un restaurante un italiano, con un vino blanco de Orbieto, y la mirada perdida en las olas, acariciados por el sol y una agradable brisa marina… buen comienzo de año. Más tarde tomamos unos tagliatele alle vongole y espaguetis al ragú. Un italiano muy italiano y muy recomendable. Caminamos un par de kilómetros más hasta nuestro hotel. Este paseo marítimo de la playa de las Canteras es fantástico para caminar y disfrutar y aunque no estamos haciendo deporte estos días, venimos caminando unos 15 km.

Después de descansar un rato en el hotel tras tan «agitada» mañana nos fuimos al cine en el centro comercial que hay en el puerto, al otro lado de la isla. Justo en el punto donde está nuestro hotel, la isla se estrecha muchísimo de forma que las dos orillas del mar, la playa de las Canteras y el Puerto, quedan separadas por apenas un kilómetro. Tarde de cine con peli desenfadada y a la noche terminamos en otro italiano, que también estuvo bien. Al primer día del año, no le pedimos más.

Día 7: 2 enero

Como ya no tenemos coche, hemos contratado una excursión que nos llevará hasta el Valle de Agaete donde veremos plantaciones de tabaco…

Día 2 de enero
Como devolvimos el coche antes de Nochevieja, habíamos contratado una excursión a Agaete y otros puntos del noroeste de la isla. Así que hoy nos dejamos pasear. Primero nos llevaron a Arucas donde vimos una impresionante iglesia que más parece una catedral, hecha en piedra oscura azul.
Había dos reyes guanches en la isla y los castellanos iban perdiendo frente a tan aguerridos luchadores. Los guanches les ofrecieron un combate cuerpo a cuerpo de los jefes, pero hicieron trampa y los soldados mataron al guanche por la espalda. Como no querían ser esclavos, muchos guerreros se suicidaron lanzándose de las montañas, los que quedaron fueron mezclándose con los castellanos y al final perdieron su lengua y sus costumbres. Los guanches eran trogloditas, vivían en cavernas
Paseamos un poco por un Jardín botánico donde nos explicaron cómo se regaban los cultivos en la isla y cómo se distribuía el agua. Aún quedan 35 km. de canales de riego.
Más tarde visitamos la fábrica de ron donde nos hicieron una visita a cien por hora y al final pudimos degustar algunos de las bebidas que fabrican. Arehucas es el nombre guanche de esta ciudad y es el nombre que lleva el ron, que está muy bueno aunque no pudimos comprar porque no llevamos el equipaje facturado y claro, no podemos llevar líquidos. Lástima 😜. Al principio era una plantación de azúcar, los ingenios de la isla, Cuba, canarios en Cuba.
Luego fuimos al valle de Arucas donde plantan café, viñas, plátanos y también vimos pequeños árboles de mango, no como los de Cuba que eran altísimos, no sé si serían de otra variedad. La producción que tiene el valle es pequeña pero los productos dicen que tienen calidad. El café es suave y el vino está muy bueno.
Después fuimos a comer a Agaete que dicen que es donde mejor pesaco se come en la isla. Antes era un pueblo de pescadores y estaba la cofradía de pescadores… bueno, ahora estaba a tope de gente, la isla está un poco desbordada de gente, así que ya no quedan muchos rincones solitarios.
Comimos pescado frito de la isla, la vieja, cherne, bocinegro… papas con mojo picón y ensalada, estaba muy bueno, mucha gente, pero muy bueno.
Para animar la sobremesa fuimos a un cementerio… a un cementerio guanche.
Nos gusta ver las cosas de forma más tranquila pero a veces tienes que adaptarte a las circunstancias que se te presentan.
Descansamos un rato en el hotel y fuimos a la Plaza de San Telmo a ver la feria de artesanía, bueno más bien a ver todo el ambiente festivo de antes de Reyes y acabamos cenando en Samurai, sushi, y de punto final, un paseo por la playa de las Canteras con una temperatura espectacular y a dormir.

Día 8: 3 enero

Aprovechamos nuestra última mañana para ver algún museo en Las Palmas, comer cerca del mar y volver con renovadas energías a trabajar para hacer un año fantástico y seguir viajando.

Esta tarde volvemos a casa, pero aún nos quedan algunas horas para aprovechar la isla. Salimos temprano después de dejar las maletas hechas en la consigna del hotel y cogemos un taxi que nos lleve hasta el Castillo de la Mata. Desde la playa de las Canteras una hora y media de camino y el taxi nos sale 2€ más que coger el autobús y con gran ahorro de tiempo y energía.
El Castillo esta renovado y hay un museo dentro, aunque principalmente hemos ido para ver la vista desde allí y la forma de construcción de los sucesivos castillos que fueron superponiéndose. El Castillo estaba pegado al mar, todas las calles que hay actualmente han sido robadas al mar. Las casas de colores de arriba dicen que era un barrio de pescadores y pintaban su casa del mismo color que su barca.
Vamos bajando por Pérez Galdos hacia la catedral, primero veremos el museo de la ciudad y luego el de Colón.
Estamos en la Vegueta que es la parte antigua de la ciudad. El Museo de la ciudad está en la casa del Dr. Chill, gran impulsor de este museo. El edificio es precioso con un patio central y dos plantas con interesantes hallazgos, cerámicas, molinos de piedra para moler el cereal, muchas calaveras y curiosas momias guanches. No es un museo al uso, sino más bien una fundación. No te pierdas la tienda que era la biblioteca del doctor y es espectacular y sus libros pueden ser consultados por los investigadores. Nos ha gustado mucho. Hemos comprado el libro de Faycán, que dicen es uno de los más leídos en la isla.
Después hemos ido a la Casa de Colón que está muy cerca, a un par de manzanas detrás de la catedral. La entrada la tiene por la calle Colón. Aquí es donde se alojaba el navegante cuando iba hacia las Américas y Canarias se convirtió en un punto muy importante. Hubo muchos isleños que fueron para allá y crearon ciudades y la palabra isleño adquirió unas connotaciones de respeto.
Bajamos hacia unas calles que hay muchos restaurantes y comimos en el Rifeño, nos ha encantado, qué bueno estaba todo y qué bien cocinado.
Hemos recogido las maletas del hotel y a las hora y sitio convenido nos ha recogido el transporte compartido y nos ha llevado al aeropuerto. Puntual, comodísimo, genial.

Día 1 de enero

Día 2 de enero

Como devolvimos el coche antes de Nochevieja, habíamos contratado una excursión a Agaete y otros puntos del noroeste de la isla. Así que hoy nos dejamos pasear. Primero nos llevaron a Arucas donde vimos una impresionante iglesia que más parece una catedral, hecha en piedra oscura azul.

Había dos reyes guanches en la isla y los castellanos iban perdiendo frente a tan aguerridos luchadores. Los guanches les ofrecieron un combate cuerpo a cuerpo de los jefes, pero hicieron trampa y los soldados mataron al guanche por la espalda. Como no querían ser esclavos, muchos guerreros se suicidaron lanzándose de las montañas, los que quedaron fueron mezclándose con los castellanos y al final perdieron su lengua y sus costumbres. Los guanches eran trogloditas, vivían en cavernas.

Paseamos un poco por un Jardín botánico donde nos explicaron cómo se regaban los cultivos en la isla y cómo se distribuía el agua. Aún quedan 35 km. de canales de riego.

Más tarde visitamos la fábrica de ron donde nos hicieron una visita a cien por hora y al final pudimos degustar algunos de las bebidas que fabrican. Arehucas es el nombre guanche de esta ciudad y es el nombre que lleva el ron, que está muy bueno aunque no pudimos comprar porque no llevamos el equipaje facturado y claro, no podemos llevar líquidos. Lástima. Al principio era una plantación de azúcar, los ingenios de la isla, Cuba, canarios en Cuba.

Luego fuimos al valle de Arucas donde plantan café, viñas, plátanos y también vimos pequeños árboles de mango, no como los de Cuba que eran altísimos, no sé si serían de otra variedad. La producción que tiene el valle es pequeña pero los productos dicen que tienen calidad. El café es suave y el vino está muy bueno.

Después fuimos a comer a Agaete que dicen que es donde mejor pesaco se come en la isla. Antes era un pueblo de pescadores y estaba la cofradía de pescadores… bueno, ahora estaba a tope de gente, la isla está un poco desbordada de gente, así que ya no quedan muchos rincones solitarios.

Comimos pescado frito de la isla, la vieja, cherne, bocinegro… papas con mojo picón y ensalada, estaba muy bueno, mucha gente, pero muy bueno.

Para animar la sobremesa fuimos a un cementerio… a un cementerio guanche.

Nos gusta ver las cosas de forma más tranquila pero a veces tienes que adaptarte a las circunstancias que se te presentan.

Descansamos un rato en el hotel y fuimos a la Plaza de San Telmo a ver la feria de artesanía, bueno más bien a ver todo el ambiente festivo de antes de Reyes y acabamos cenando en Samurai, sushi, y de punto final, un paseo por la playa de las Canteras con una temperatura espectacular y a dormir.

Día 3 de enero

Esta tarde volvemos a casa, pero aún nos quedan algunas horas para aprovechar la isla. Salimos temprano después de dejar las maletas hechas en la consigna del hotel y cogemos un taxi que nos lleve hasta el Castillo de la Mata. Desde la playa de las Canteras una hora y media de camino y el taxi nos sale 2€ más que coger el autobús y con gran ahorro de tiempo y energía.

El Castillo esta renovado y hay un museo dentro, aunque principalmente hemos ido para ver la vista desde allí y la forma de construcción de los sucesivos castillos que fueron superponiéndose. El Castillo estaba pegado al mar, todas las calles que hay actualmente han sido robadas al mar. Las casas de colores de arriba dicen que era un barrio de pescadores y pintaban su casa del mismo color que su barca.

Vamos bajando por Pérez Galdos hacia la catedral, primero veremos el museo de la ciudad y luego el de Colón.

Estamos en la Vegueta que es la parte antigua de la ciudad. El Museo de la ciudad está en la casa del Dr. Chill, gran impulsor de este museo. El edificio es precioso con un patio central y dos plantas con interesantes hallazgos, cerámicas, molinos de piedra para moler el cereal, muchas calaveras y curiosas momias guanches. No es un museo al uso, sino más bien una fundación. No te pierdas la tienda que era la biblioteca del doctor y es espectacular y sus libros pueden ser consultados por los investigadores. Nos ha gustado mucho. Hemos comprado el libro de Faycán, que dicen es uno de los más leídos en la isla.

Después hemos ido a la Casa de Colón que está muy cerca, a un par de manzanas detrás de la catedral. La entrada la tiene por la calle Colón. Aquí es donde se alojaba el navegante cuando iba hacia las Américas y Canarias se convirtió en un punto muy importante. Hubo muchos isleños que fueron para allá y crearon ciudades y la palabra isleño adquirió unas connotaciones de respeto.

Bajamos hacia unas calles que hay muchos restaurantes y comimos en el Rifeño, nos ha encantado, qué bueno estaba todo y qué bien cocinado.

Hemos recogido las maletas del hotel y a las hora y sitio convenido nos ha recogido el transporte compartido y nos ha llevado al aeropuerto. Puntual, comodísimo, genial.