Aberdeen

Aberdeen | Escocia | Reino Unido

Hoy hemos llegado en avión a Aberdeen. Desde el aeropuerto salen cada 20 min. autobuses de línea al centro de la ciudad. El billete cuesta 2 libras y tienes que depositar el importe exacto pues el conductor no lleva dinero.

Aberdeen tiene una universidad muy antigua y durante el curso hay mucho estudiante. También se nota en la calle de los pubs, Belmoth y adyacentes, uno al lado del otro con sus características peculiares. Hay varios que están en una iglesia, uno decorado con temática de terror, ataúdes y cosas de esas, muy especial y se come bien y barato, en la misma calle la otra iglesia es una discoteca. Hemos visto varias iglesias reconvertidas en lugares de marcha, no sabemos si es que Aberdeen ha perdido la fe o que tenía demasiadas iglesias.

Nuestro alojamiento tiene una ubicación muy cómoda a pocos metros de la calle principal, Union Street. Normalmente en Reino Unido, cualquier tipo de alojamiento tiene un hervidor, para hacer tu té o café en la propia habitación, cosa que viene muy bien si vuelves con frío y mojado de la calle. Sí, es final de julio, pero hace un frío otoñal y llueve, aunque en la calle se ve gente muy acostumbrada al frío que va en manga corta, pero da escalofríos solo mirarlos.

Toda la ciudad es gris de granito, y el color se acentúa cuando llueve, cosa habitual. Cuando llegamos había sol radiante, luego lluvia y frío, luego sol radiante, luego lluvia y frío… y así sucesivamente en cuestión de pocas horas. Nos ha llamado la atención el tipo de construcción de las casas de las afueras, son como pequeños castillos de cuento.

La playa de Aberdeen está entre los ríos Don y Dee y es famosa por su arena dorada, todavía tiene alguna zona un tanto salvaje de bonitos paisajes. También hay otra zona con restaurantes y garitos, cuentan los del lugar que con sol es una delicia y hay muchos surfistas y deportes varios. Está a una milla de Union Street.

Vídeo de la playa de Aberdeen





El Tolbooth es uno de los edificios más antiguos de Aberdeen, y una de las cárceles mejor conservadas del s. XVII. Ahora es un museo de entrada libre y se ven los maniquies vestidos de la época en un escenario simulando una cárcel, también te cuentan las fugas más famosas.

A su lado, el Aberdeen Town House and Sheriff Courth, un edificio con un curioso grupo de estatuas coloreadas en lo alto.

Representa a la diosa Ceres, un león y el cuerno de la abundancia, antes era el Banco Nacional de Escocia. Por esta zona frente al banco, se realizaban los ajusticiamientos.


En la plaza principal hay un gran castillo de cuento, el Salvation Army Citadel. A esta zona se le llama Castlegate porque en época medieval había una puerta que separaba la ciudad de Aberdeen del pueblo de pescadores y estaba defendida por la puerta del castillo, hasta su destrucción en 1308.

En medio de la plaza está Mercat Cross, un templete del s. XVII, con medallones de caras de los Estuardos, en su centro se levanta una columna con capitel corintio sobre el que reposa un unicornio, simbolo de la realeza.

Aberdeen está invadida por las gaviotas que chillan sin parar hasta que oscurece, además cuando los semáforos se ponen en verde emiten un sonido similar al de las gaviotas, con lo cual siempre hay ruido.


En la calle principal, Union Street, hay un bonito y curioso parque con bancos, donde la gente va a pasear, tomar algún sandwich o llevar a los niños a montar en bici, pero en realidad es un viejo cementerio lleno de lápidas.

Vídeo de Aberdeen