Corpach

Corpach es un pequeño pueblo a solo 2 millas de Fort William, donde acaba el Canal de Caledonia que viene desde Inverness. El paisaje ha sido una constante durante todo el viaje, agua, montañas, una gozada. Los conejos se te cruzan sin problemas. Cisnes y patitos nadan alegremente en el lago, todo muy bucólico.

Hemos dormido en el Kildonan Bed & Breakfast , impecable, impoluto, Kathleen y su marido Tom, amabilísimos. Nos sentíamos como en ‘casa de mamá’. Si llegamos a saber lo bien que se estaba aquí nos hubiéramos quedado algún día más. Por la mañana elegimos el desayuno continental a base de yogur, cereales y abundante fruta fresca que ya necesitábamos (un descanso para el colesterol) en una mesa arreglada como si fuera a desayunar la reina. Una casa con especial encanto y amabilidad. Gracias a los dos por lo bien que nos hicieron sentir.