Edimburgo

El Castillo de Edimburgo
En el Castillo de Edimburgo, se encuentra el Palacio Real, creado en 1617 en honor del rey Jaime VI. Aquí están los «Honores de Escocia» o «Las Insignias de Escocia», es decir, las joyas de la corona que son: La Piedra del Destino, la Corona, el Cetro y la Espada.

La Piedra del Destino era donde se sentaba el que iba a ser proclamado rey, en una ceremonia al aire libre, simboliza la unión entre el monarca, la tierra y el pueblo. Fue robada por el rey Eduardo I de Inglaterra en 1296 y permaneció en la Abadía de Westminster en Londres durante 600 años y volvió a Escocia en 1996.

La Corona: En 1306 Robert I, «The Bruce», fue coronado con un aro de oro. la antigua corona se la había llevado también Eduardo I de Inglaterra. Cuenta la leyenda que el oro de la corona de Bruce se utilizó para fabricar la actual corona y además procede de las minas de oro de Escocia.

El Cetro (1494) y la Espada, la Vaina y el Cinto (1507), son del reinado de James IV (1488-1513), son regalos del Papa Julio II. James IV fue el primer rey escocés que fue coronado con una Corona Imperial rematada con arcos que había añadido su padre James III.

En 1543 coronaron en el Castillo de Stirling a María Estuardo, con 9 meses de edad le dieron el cetro y ella lo agarró firmemente, ciñeron la espada a su cuerpecito, le colocaron la corona y los nobles le juraron lealtad.

Después de la coronación de Charles II, en 1651, las insignias se llevaron en secreto al Castillo de Dunnottar pero los ingleses se enteraron y lo sitiaron. De cómo lograron salvarlas, la historia más romántica nos cuenta que dos mujeres del pueblo las sacaron pasando por delante del mismo Cromwell y atravesando sus líneas. Lo cierto es que tras conseguir salvarlas, fueron enterradas y 8 años más tarde llevadas al Castillo de Edimburgo.

El Great Hall, o Gran Salón: Contiene una exposición de armas y armaduras, así como la “llave” del castillo.

Mons Meg es uno de los cañones de asedio más antiguos de Europa; disparaba piedras de 150 kg de peso a más de 3,2 km de distancia.

El One o’Clock Gun es el famoso cañón que ha sido disparado prácticamente todos los días desde 1861.

La Capilla de Santa Margarita, el edificio más antiguo de Edimburgo, construido en conmemoración de la madre de David.

Las Prisiones de Guerra son una réplica ambientada de la vida de los prisioneros a finales del s. XVIII.

El National War Memorial es un homenaje a todos aquíllos que perdieron la vida en conflictos bélicos desde la Primera Guerra Mundial. Es un recinto lleno de nombres, fotos, escudos… y un arcón donde están depositados los nombres de aquellos soldados muertos en combate.

El National War Memorial por detrás Castillo de Edimburgo Castillo de Edimburgo Military Tatoo

Vistas panorámicas de toda la ciudad sobre el estuario Firth of Forth y hasta la región de Fife desde las murallas del castillo.