Tumba de las águilas

Tomb of the Eagles | South Ronaldsay Island | Orkney Islands | Escocia | Reino Unido

La Tumba de las águilas está en la isla de South Ronaldsay, es una tumba neolítica que tiene en su interior varias cámaras de enterramiento y junto a los restos humanos se encontraron numerosas garras de águilas, de ahí su nombre. Se entra de forma bastante curiosa.

Se cruza por un puente que en días de tormenta debe ser imposible de atravesar, pues está casi a nivel del mar. En realidad no es un puente; son bloques de cemento que forman un dique, pero la carretera es muy buena, incluso tiene ¡dos carriles!

En la Tumba de las águilas tienes dos opciones: o bien pasar de las explicaciones y de pagar la entrada, o pagar la entrada y escuchar la explicación inicial. Una señora muy amable y entusiasta, la hija del descubridor, en un pequeño cuarto con exposición de cráneos, de instrumentos de piedra pulimentada y de fotografías explica en inglés todos los descubrimientos que realizó su padre. Nosotros escuchamos la explicación que era realmente interesante y luego ya con muy poco tiempo salimos al campo.

Para llegar hay que recorrer unas 2 millas (ida y vuelta) por un camino que atraviesa los campos y bordea el acantilado. Verdaderamente precioso. En primer lugar se llega a las ruinas de una vivienda de la Edad del Bronce, unos 500 años antes de Cristo, que nos recordaba las habitaciones de Skara Brae. Gracias a la explicación inicial supimos que esa casa tenía un impresionante sistema de circulación de agua: tenía una entrada de agua que provenía del arroyo exterior, un pequeño depósito de recogida en el centro de la habitación y una salida o desagüe. Lo más interesante es que tenían también un sistema para calentar el agua con piedras que habían tenido al fuego previamente.

Siguiendo el camino llegamos a la Tumba de las águilas. Fue descubierta por un granjero local, Ronald Simison en 1958 y después de esperar unos 20 años intentando convencer al gobierno para que realizasen la excavación, fue él quien finalmente realizó el trabajo utilizando técnicas que aprendió observando los trabajos de Colin Renfrew and John Hedges en la vivienda de la Edad del Bronce que anteriormente hemos comentado.

Fue construida hacia el 3000 a. C. y utilizada durante unos 100 años.

Está situada frente a un imponente acantilado. La entrada al recinto hay que realizarla a través de un pequeño pasadizo, por lo que no hay más remedio que gatear o tumbarse encima de un carrito casero con ruedas y tirar de la cuerda para arrastrarnos literalmente al interior por el estrecho túnel de casi 4 metros de longitud. Una vez en el interior observamos una cámara de unos 8 metros de largo por 1’5 de ancho y 2 metros de alto con 3 compartimentos. Aquí se encontraron restos óseos de más de 300 individuos, ninguno completo. También se encontraron huesos de animales y especialmente los huesos de las garras de águilas, de ahí el nombre de Tumba de las águilas. De todas formas, las últimas investigaciones parecen constatar que los restos de las águilas fueron depositados allí unos 1.000 años después de la construcción de la tumba.

Vídeo de la Tumba de las águilas en South Ronaldsay Island