Día 6: Cayo Levisa, una isla paradisíaca

← Día 5: De La Habana a Viñales • Día 6: Cayo Levisa, una isla paradisíaca • Día 7: Valle de Viñales →

Hoy nos vamos a Cayo Levisa, una isla paradisíaca con una playa de arena blanca y fina y aguas turquesas en todos sus matices. Ernest Hemingway se instaló en una cabaña donde escribía rodeado de este paisaje virgen.

Ayer contratamos una excursión en Viñales para ir a Cayo Levisa, no lo teníamos muy claro porque también está cerca Cayo Jutías, pero al final elegimos Levisa. Nos llevaron hasta el poblado de Palma Rubia donde estaba el barco que nos llevaría hasta la isla. Un cayo es una pequeña isla que se asienta sobre un arrecife de coral. Ernest Hemingway descubrió esta zona a principios de los años 40, y solía venir a pescar y a escribir a Cayo Paraíso, una isla de coral más pequeña situada a 10 km al este, que forma parte del Archipiélago de los Colorados al igual que Cayo Levisa.

Cuando llegamos el mar estaba de un color fascinante con todos los tonos de azules y verdes y la arena blanca deslumbraba. La playa tiene de 3 km. y es una de las mejores de Pinar del Río, no éramos demasiada gente, cada uno se fue por un lado y prácticamente estabas solo. Echamos de menos las gafas de bucear y solo vimos una estrella, supongo que estarían en alguna zona más alejada de la gente. Aunque hay un centro de buceo, no lo utilizamos.

Lástima que a medida que transcurría el día las algas iban acercándose cada vez más a la costa. Llegó un momento en que tanta luz, tanta claridad, solo queríamos encontrar una cueva oscura donde escondernos del sol, pero no… no hay nada, solo palmeras llenas de cocos que mejor que no te pongas a dormir debajo.

Parte mala: La comida también la traíamos contratada, ya que aquí solo hay un hotel. Podías elegir entre un sándwich y el buffet libre y elegimos el último, gran error, apenas había nada cuando llegamos después de bañarnos y lo que había tenía una pinta horrible.

Día 6: Cayo Levisa, una isla paradisíaca
El agua preciosa con todos los matices de color azul y verde.
Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios



← Día 5: De La Habana a Viñales • Día 6: Cayo Levisa, una isla paradisíaca • Día 7: Valle de Viñales →