Edfu: Templo de Horus

El Templo de Horus en Edfu es la construcción grecorromana mejor conservada de Egipto construido durante el Período Ptolemaico. Llamada por los griegos la «ciudad de Apolo», Edfu era la 2ª capital del Alto Egipto. Aquí tenía lugar la reunión anual entre los esposos «Horus de Behdet» y «Hathor de Dendera». 

Crucero por el NiloAntes de llegar al templo de Edfu pudimos disfrutar de un precioso amanecer en el Nilo.

Cómo llegar al templo de Edfu

Para llegar hasta allí desde el barco lo decide el guía responsable del grupo. Lo más habitual es utilizar las calesas tiradas por animales, pero también es posible utilizar el tuc-tuc o un taxi.

Unos amigos que viajaron un par de semanas antes nos contaron el tremendo lío que se forma, con discusiones, gritosCalesas: Edfu: Egipto y peleas entre los caleseros y los guías cuando desembarcan tantos barcos a la vez.
Nuestro guía era todo un experto en estas gestiones y ya tenía a su contacto preparado con el número de vehículos que necesitábamos tanto para la ida como para la vuelta. Fue un verdadero alivio tenerlo todo organizado, rápido y sin gritos ni discusiones.

Paseo fotográfico por el Templo de Edfu

Historia del templo de Edfu

El templo de Edfu está muy bien conservado y es uno de los últimos grandes templos que se construyeron en Egipto. Lo realizó la dinastía de los Ptolomeos muy tardíamente entre los años 237 y 57 a. C. y lo sabemos porque las fechas están escritas en las paredes.

Tras la implantación del cristianismo en el imperio romano, el templo fue abandonado cuando se prohibió el culto pagano el año 391 d. C. La arena del desierto lo enterró e incluso se edificaron viviendas sobre esas arenas. Gracias a eso, tras las excavaciones llevadas a cabo a partir del año 1.860, hoy podemos contemplar uno de los templos egipcios mejor conservados. Está dedicado a Horus.

Es realmente grande y solo el de Karnak supera sus 137 metros de longitud.



Estructura principal del templo de Horus en Edfu

Aunque los Ptolomeos eran griegos que tomaron posesión del país tras la conquista de Alejandro Magno, siguieron las costumbres egipcias en la construcción de templos. El recinto cuenta con los elementos tradicionales: el pilono de entrada, el patio, dos salas hipóstilas, una cámara de ofrendas, la sala central, el sanctasanctórum

Los Pilonos del templo de Horus en EdfuLos Pilonos de entrada

En el pilono de entrada aparece la figura  del último faraón de la dinastía ptolemaica, Ptolomeo XII, como siempre en actitud guerrera derrotando a los enemigos de Egipto. Los pilonos albergan un intrincado sistema de escaleras y cámaras, que reciben la luz a través de ranuras dispuestas en la fachada.

Patio de las Ofrendas. Templo de Horus en Edfu Patio de las Ofrendas

Entramos al Patio de las Ofrendas que tiene 32 columnas, distribuidas en tres de sus lados, donde el pueblo llevaba sus ofrendas al dios. Tiene relieves de la mitología egipcia en las paredes. En el muro de la sala hípetra que da acceso a la primera sala hipóstila está representado el dios Horus tocado con la doble corona del Alto y el Bajo Egipto.

Primera sala hipóstila

La primera sala hipóstila tiene 12 columnas y varias salas que se dedicaban a las ofrendas y a rituales diversos. Hay dos pequeñas salas, a la izquierda, la «Casa de la mañana», el lugar en el que el gran sacerdote se purificaba; a la derecha, la «Casa de los libros», la biblioteca donde se guardaban los textos para la realización de las ceremonias.

Segunda sala hipóstila

Hay a continuación una segunda sala hipóstila con sus correspondientes columnas sosteniendo el techo decorado con relieves sobre estrellas y astronomía. Entre las varias salas dedicadas a las ofrendas, no podemos perdernos la sala llamada «el laboratorio» porque en sus paredes está grabado el proceso como preparaban el incienso y otras esencias y perfumes. Dicen que… estas 12 columnas aluden al viaje de Ra en su barca solar por la Duat, el Más Allá, durante las doce horas nocturnas, venciendo toda clase de peligros, y de su renacimiento al amanecer como Jepri.

El Sancta Sanctorum

Atravesando la llamada sala de las ofrendas, llegamos al corazón del templo, el santuario donde estaba la estatua del dios Horus. Hay una réplica de la barca sagrada en la que transportaban al dios en las procesiones, la original está en el Louvre en París. El Sancta Sanctorum no tiene ventanas y la altura del techo se ha reducido mucho

El corredor misterioso

Alrededor del santuario se encuentra el «corredor misterioso» y una serie de capillas que desembocan en él. Cada una dedicada a un dios, a Min, a Hathor, a Ra, a Osiris… o a determinadas acciones, la cámara de las telas, la del trono, la de la pierna… Hay que ver la Capilla de Año Nuevo donde disfrutaremos de un bellísimo relieve de la diosa del cielo Nut estirada sobre el techo.

Corredor de la Ronda

El templo tiene una ronda exterior que rodea todo el templo. Fue mandado construir por Alejandro Magno y en sus altos muros se narra la vida y andanzas del dios Horus narrada para la gente del pueblo que sí tenía acceso hasta este corredor, donde podía depositar sus ofrendas.

 

Nilómetro

Muchos templos tenían su propio Nilómetro, una cámara subterránea para medir las crecidas del Nilo y así poder predecir si iba a haber buena cosecha. En Edfu está en el corredor exterior que rodea todo el templo, una escalera conduce a este sistema que los egipcios utilizaban para medir las crecidas del Nilo. Hoy ya no está conectado con el río y está seco, pero aún así resulta muy interesante ver cómo controlaban los niveles de inundación del río.