Castillo de Jarandilla

Castillo de Jarandilla • Jarandilla de la VeraValle de la VeraCáceresEspaña

Todo en este castillo convertido en Parador Nacional de Turismo está cuidado con extremo detalle para que el viajero disfrute, descanse y reviva la historia que sus paredes y aposentos atesoran.

El castillo de los condes de Oropesa es una fortaleza del siglo XIII aunque su forma actual es del siglo XV. Aquí el emperador Carlos V se alojó durante unos meses en su camino hacia Yuste mientras terminaban sus habitaciones en el monasterio, por eso también es conocido como el castillo de Carlos V.

En la foto vemos el foso por donde se entraba al castillo. Tenia foso, puente levadizo y estaba rodeado de murallas.

En 1369 el rey Enrique II ofrece los señoríos de Jarandilla y Tornavacas a don García Álvarez de Toledo, maestre de Santiago. En 1447 un descendiente comienza la construcción del castillo sobre las ruinas de la antigua fortaleza árabe, y es nombrado Conde de Oropesa por Isabel la Católica, a la que había ayudado a subir al trono.

La torre principal de la entrada es circular tiene matacanes en su parte superior. Un matacán es una galería que forma un voladizo continuo a lo largo de la torre con el suelo perforado para poder lanzar proyectiles sobre el enemigo a través de los orificios.

Un ala del castillo se añadió cuando se convirtió en Parador en 1930.

Carlos V llegó a este castillo en noviembre de 1556, huésped de los Condes de Oropesa y estuvo alojado aquí hasta febrero de 1557 cuando salió ya para Yuste.

Don Luis de Quijada mayordomo del Emperador Carlos V también estuvo alojado en Jarandilla con su familia en la calle Pizarro, donde hoy en día se encuentra el restaurante «PutaParió».

El estilo tardogótico es típico de los castillos del siglo XV que se van convirtiendo más en residencias palaciegas que en castillos defensivos. El patio de armas tiene influencias renacentistas y en el primer piso, un corredor abierto comunica las dos torres cuadradas del castillo, una de ellas es la Torre del Homenaje. El corredor tiene una balaustrada preciosa calada con figuras geométricas.

El patio de armas está decorado con escudos heráldicos entre los que destaca el de la familia de los Álvarez de Toledo, señores del castillo.

El escudo grande de Carlos V se colocó cuando se convirtió en Parador.

Fue casi totalmente destruido durante la Guerra de la Independencia en el siglo XIX. Y ha sido de todo, Cuartel de la Guardia Civil, Plaza de Toros…

La construcción del castillo tuvo diferentes etapas que se reflejan en los distintos elementos de su arquitectura. Una primera construida por los árabes en los siglos XII-XIII con planta rectangular con cuatro torres circulares en las esquinas, de las que actualmente solo quedan tres.

El castillo nuevo fue construido por los Condes de Oropesa hacia 1402 donde destacan más los elementos residenciales y decorativos que los defensivos. El castillo tenía foso, muralla, matacanes… Una de las dos torres cuadradas del Castillo, es la Torre del Homenaje.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.