Cuacos de Yuste

Cuacos de Yuste • Valle de la VeraCáceresEspaña

Cuacos de Yuste es un pueblo cargado de historia que se siente al recorrer sus calles, esas donde Jeromín, jugando con otros niños, se hirió. El emperador quiso castigar al culpable del daño pero al enterarse que habían sido niños, los perdonó. Desde entonces a los de Cuacos se les llama «los perdonaos»… bueno, hay más versiones… pero ya se sabe lo que pasa con las leyendas…

En la Comarca de la Vera, 5 de sus 19 municipios han sido declarados conjunto Histórico Artístico: Cuacos, Pasarón, Garganta la Olla, Valverde y Villanueva.
Cuacos de Yuste hoy con 800 habitantes, está irremisiblemente ligado a la decisión del emperador Carlos V de pasar sus últimos días en el monasterio de Yuste y la visita a Cuacos supone sumergirte de lleno en la historia.

Iniciamos la visita en la plaza de Don Juan de Austria que es una plaza muy curiosa. Tiene forma ovalada, con gradas de piedra y en su centro hay una especie de escenario construido sobre una gran peña. En realidad se trata de un secadero tradicional de pimientos para la elaboración del pimentón.

La plaza es pequeña, preciosa y concentra toda la historia del famoso hijo natural del emperador, de niño llamado Jeromín y que llegaría a ser el almirante vencedor de la batalla de Lepanto, Don Juan de Austria. En sus soportales, bajo la casa en la que se supone que vivió Jeromín, se encuentra un busto del emperador Carlos V. Dos de las calles que llegan a la plaza son la Travesía de Luis de Quijada y la calle Entrefuentes, también llamada Calle de Magdalena de Ulloa. Estas personas eran un matrimonio, mayordomos del emperador y aquí hicieron el papel de ayos de Jeromín. Magdalena de Ulloa fue la mujer que le educó y la única que le dio el cariño de la madre que Juan de Austria nunca tuvo. Según dice el padre Juan Coloma en su obra «Jeromín», así le anunció su marido la tarea que se les encomendaba:

“un hombre le entregaría un niño de siete a nueve años, Jerónimo de nombre, y que él la suplicaba, por el amor que la tenía y el que ella siempre le había demostrado, que acogiese al rapaz como madre, y como tal le amparase y educara”…

Si recorremos esta calle de Entrefuentes o de Magdalena Ulloa, llegamos a la Plaza de España. Se trata de la plaza más grande de la comarca. Es preciosa con soportales con columnas de piedra. Muchos de estos materiales provienen del monasterio y de su iglesia durante la desamortización.

Salimos de la plaza Mayor por la Calle Teodoro Perianes. En esta calle hay algunas casas señoriales. La casa de Rafael Castaño es del siglo XVI y perteneció al escribano del pueblo. Giramos a la izquierda por la calle Ramón y Cajal y llegamos a la Fuente de los Chorros. Esta fuente es nada menos que del siglo XVI y sus cuatro chorros aún siguen trayendo al pueblo la preciosa agua. Es muy curioso observar el desgaste que muestran las piedras del pilón. La explicación es que se utilizaban para afilar navajas, cuchillos y herramientas.

Finalmente llegamos a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, monumento Histórico-Artístico. Se comenzó a construir en el siglo XV y aprovecharon una de las torres de la antigua fortaleza del siglo XIII para utilizarla como campanario. Su aspecto actual es del XVIII. En el interior destaca el órgano barroco del siglo XVI que fue trasladado aquí  en el siglo XIX procedente del monasterio de Yuste en la desamortización.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios





Cuacos de Yuste • Monasterio de YusteCementerio alemán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.