Decumano Máximo

En época romana las ciudades tenían dos vías principales, el decumano (orientado de Este a Oeste) y el cardo (orientado de Norte a Sur). A partir de estos ejes se organizaba un entramado de calzadas paralelas y perpendiculares adaptadas a las laderas de los cerros dando lugar a manzanas, insulae, más o menos regulares donde se ubicaban viviendas y edificios de carácter público. La trama urbana mejor conocida es la del periodo augusteo (27 a.C. – 14 d.C.) cuando se realizó un grandioso programa de monumentalización, destacando calzadas como este decumano máximo.

Enfrente, por la Plaza de la Merced pasaba el Decumano Máximo, y debajo del mismo, corría la canalización de la cloaca 2 m. de altura y 80 cm. de ancho para recogida de aguas de lluvia y residuales.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.