Castillo de Peñíscola

Castillo del Papa Luna • PeñíscolaCastellónEspaña
Categoría: Castillos y fortalezas

Una fuerte roca de 64 m de altura, 65 m de longitud y unos 1.000 m de circunferencia sostiene este imponente y a la vez elegante castillo de Peñíscola, originalmente fortaleza templaria y más tarde residencia papal.

Castillo de Peñíscola
Origen templario

Desde el año 718 hasta 1234 los árabes dominan este promontorio. El rey Jaime I recibirá ese año la rendición de la plaza de Peñíscola. Serán los caballeros templarios quienes acometen la construcción de esta fortificación. La prueba de ello se encuentra en los cardos del Maestre de la Orden en Aragón y Cataluña, Fray Berenguer de Cardona, labrados en los sillares de una de las torres.

El castillo fue construido en un tiempo récord, en tan solo 13 años, entre 1294 y 1307. Los templarios acababan de perder su importante fortaleza de Acre en 1291 y ya empezaba su persecución. Será esta su última construcción. De hecho en 1307 abandonaron el recinto pues el rey Jaime II de Aragón ordena la prisión de los templarios en sus reinos. El castillo pasará a los Caballeros Hospitalarios desde 1312 a 1317. En 1319 lo dirigirá la recién fundada Orden Militar de Santa María de Montesa. No terminará el siglo sin que cambie otra vez de manos, pasando de nuevo al sometimiento de la figura real, Juan I de Aragón en 1393.

Castillo de PeñíscolaEl Papa Luna

No se habla mucho del origen templario de la construcción porque sin duda, el personaje que más fama y publicidad ha dado a este castillo fue el Papa Luna, Benedicto XIII que instaló su residencia aquí desde 1411 hasta su muerte en 1423 a la avanzada edad de 94 años.

En homenaje a este personaje, el año 2007 se colocó frente a la muralla una estatua en bronce. La estatua fue realizada por Sergio Blanco y, aunque desde abajo no parece muy grande, en realidad tiene 2 m de altura.

El papa  realizó modificaciones en el edificio pero no demasiadas. Transformó lo que era el patio de armas en jardines y abrió una puerta para comunicar sus aposentos con la iglesia.

Guerra de la independencia

Durante la guerra de la independencia, las tropas francesas ocupan el castillo casi al final del conflicto. En febrero de 1812 el gobernador García Navarro entregó la plaza al general francés, Suchet por desavenencias con los aliados ingleses. Y así permaneció, regalada a los franceses, durante dos años, hasta 1814. En diciembre de 1812 el general Elio intentó recuperar la plaza para los españoles y la sometió a un duro bombardeo, lo cual destruyó gran parte de la ciudad y del castillo.

Haz clic en la 1ª foto para verlas en grande y leer los comentarios







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.