Palacio de Carlos V

Cuando el reino pasó a manos cristianas, la Alhambra continuó siendo habitada en ocasiones por monarcas españoles. Carlos V comenzó a construir un suntuoso palacio destinado, según dicen, a eclipsar la morada de los monarcas árabes. Una gran parte del edificio oriental, proyectado como residencia de invierno, fue demolida para dejar sitio a esta maciza mole…

Con toda su imponente grandeza y mérito arquitectónico, miramos al palacio de Carlos V como un arrogante intruso y, pasando delante de él casi con un poco de desprecio, llamamos a la puerta musulmana.

Los Cuentos de la Alhambra de Washington Irving

Al final quedó inacabado por la sublevación de los moriscos, que a cambio de ciertas libertades aportaban 80.000 ducados anuales para su construcción.

También vivieron aquí Felipe V y su esposa la reina Isabel de Parma, al comienzo del s. XVIII. La retirada de la Corte del recinto de la Alhambra fue un desastre, se destruyeron los jardines, se construyeron viviendas de forma desordenada y los fastuosos palacios fueron habitados por contrabandistas, ladrones y desocupados que se aprovechaban de que la Alhambra tenía una jurisdicción independiente.