Sacromonte: Flamenco

Una desilusión, la verdad. Está tan turistizado que no merece la pena ir. Somos amantes del flamenco y lo hemos practicamos muchos años, y en este espectáculo en las cuevas nos sentimos como parte de un engranaje donde cada hora hacen pasar a un nuevo grupo, no sé, me sentí como metida en una cadena de montaje de esquilar borregos, ¡hala, todos fuera que entran los siguientes!. Los buses turísticos cargan y descargan… No repetiré, seguro.

Nosotros subimos al Sacromonte de noche, caminando, pero sube ya cenado pues solo hay un par de cuevas restaurante-guiri y Casa Juanillo, que nos gustó mucho el día anterior, estaba cerrada ese día.

El paseo es muy bonito, teniendo siempre como bajo tus ojos, la espectacular vista de la Alhambra.