Medina de Rioseco

Medina de Rioseco • Valladolid • España

Qué ver en Medina de Rioseco

Barco Canal de Castilla

  • CENTRO DE RECEPCIÓN DE VIAJEROS DEL CANAL DE CASTILLA
    Dársena del Canal de Castilla
    47.800Medina de Rioseco
    Teléfono: +34 983 701 923
  • Viaje de una hora: Adultos: 5,00 €. Sábados y domingos a las 11:00
  • Viaje a la séptima esclusa (2 horas y media): Adultos: 8,00 €. Sábados y domingos a las 11:00

Su casco histórico, con la Rúa Mayor y sus puertas pertenecientes a la antigua muralla, constituyen un magnifico ejemplo de la arquitectura terracampina.

Iglesia de Santa María y Capilla de los Benavente. La iglesia comienza a construirse a finales del s. XV y en 1.516 el arquitecto Gaspar de Solórzano la concluye. Su esbelta torre barroca, obra del arquitecto riosecano Pedro de Sierra, se alza elegante sobre los cielos de la ciudad.

En el lado del evangelio, separada por una magnífica reja de Francisco Martínez, fechada en 1554, se encuentra la Capilla de los Benavente. Bautizada por Eugenio D´Ors como la “capilla sixtina de Castilla”fue fundada en 1543 por el cambista Alvaro de Benavente para enterramiento de su familia. Juan y Jerónimo del Corral realizaron las obras de cantería y posterior decoración escultórica. En el ábside se encuentra un pequeño retablo labrado por Juan de Juni, dedicado a la Inmaculada en 1557.

En el lugar que ocupara el coro alto, en 1854, se trasladó la impresionante reja plateresca de Cristóbal Andino y la sillería procedente del coro del antiguo convento de San Francisco.

A la derecha de la reja de Andino, y sobre una gran tribuna, se alza el deslumbrante órgano de Francisco Ortega, construido en 1732.

Su aspecto exterior aparece remarcado por la presencia de una esbelta torre con remate barroco.

El interior de la iglesia, llena de detalles góticos, irradia el espíritu renacentista.

La Capilla funeraria de la familia Benavente fue mandada construir por Álvaro de Benavente en 1544. Situada en la antigua sacristía de la iglesia, es uno de los tesoros renacentistas. Aunque integrada dentro de la iglesia tiene valor de templo en sí misma: con retablo, coro, sacristía, tribuna, relicarios.

La capilla fue construida con finalidad funeraria y en alabanza de la Santísima Virgen. Las obras fueron realizadas por los hermanos del Corral, con decoración de labores de estuco policromado y dorado al estilo “miguelangelesco”, y pavimento de ladrillo y azulejo.

El magnífico retablo manierista es obra de Juan de Juni,  y narra la historia de la Virgen en cinco bajorrelieves. Destacan tres sepulcros, con estatuas yacentes, que contienen los restos de seis miembros de la familia. La valiosa reja que cierra el conjunto es obra de Francisco Martínez.

Las antiguas murallas y el Castillo de Medina de Rioseco

Medina de Rioseco estaba protegida por una muralla en el s. XIII. Actualmente se conservan algunos tramos y tres de sus ocho puertas. Subimos por la calle de la cuesta hasta llegar a la Puerta de Zamora, en el camino que conduce a Toro. La estructura que hoy se alza en este lugar es una reconstrucción del s. XVI que consta de una pequeña torre sostenida por cuatro arcos de medio punto.

Desde allí seguimos subiendo por unas escaleras hasta los Jardines del Castillo, un parque situado en el punto más alto de la localidad. Aunque en el s. XIX todavía quedaban restos que permitían imaginar cómo era el castillo de Medina de Rioseco, nada queda ya de esta fortaleza. Algunas de sus piedras se utilizaron para construir la Plaza de Toros de la ciudad.

Muy cerca, en el Corro del Asado, llamado así porque aquí se realizaba la matanza del cerdo, se encuentra El Torno. Este antiguo depósito de grano del s. XVI era llamado originalmente «El Diezmo», pues era dónde se cobraba este impuesto.

Nuestra siguiente parada es el acceso de la muralla más antiguo que se conserva, la Puerta de Ajújar. Eso sí, esta estructura no es del s. XIII, sino más bien del s. XIV. Si atraviesas esta puerta, llegarás al río Sequillo.

Bordeando la ciudad por la Calle Candil llegaremos a la VP-4504, que atraviesa la Puerta de San Sebastián, del s. XVI. Para solucionar el estrechamiento provocado por la Puerta de San Miguel la demolieron, construyendo la que se alza hoy día en un lugar más alejado del centro.

Fabrica de Harinas San Antonio

Situada junto a la dársena del Canal de Castilla, que servía en sus años de esplendor a la molturación del grano, es hoy en día un museo. Actualmente está cerrada al público por labores de restauración.

Industrias como las harineras o las de papel se instalaron en las orillas del Canal, incluso las dedicadas a la reparación de embarcaciones. Un ejemplo es esta fábrica de harinas que conserva toda su maquinaria. Muy interesante para todo aquel que visita el Canal y quiere tener una visión completa de lo que fue en su día.

La presencia del Canal, que servía de medio de transporte y de fuerza motriz para sus turbinas, hizo que proliferaran a sus orillas instalaciones fabriles dedicadas a moler cereales, como la cebada y trigo entre otros.