Abadía de Westminster

LondresInglaterraReino Unido

Westminster Abbey es una iglesia gótica anglicana del tamaño de una catedral… por cierto, luego veremos también la olvidada Catedral de Westminster. La Abadía no recibe fondos públicos, y emplea a unas 200 personas y tiene casi 300 voluntarios.

De acuerdo con la tradición, en el año 616 se fundó un primer santuario en el lugar conocido como Thorney Island, aunque su existencia es incierta. La abadía histórica fue construida por Edward the Confessor, entre los años 1045-50, y fue consagrada en 1065. Fue la primera iglesia en Inglaterra construida en estilo románico y fue construida por los monjes benedictinos.

La construcción de la actual iglesia comenzó en 1245, por orden del rey Enrique III. La primera fase de la reconstrucción fue organizada por el rey Enrique III, como un santuario en honor a Edward the Confessor. Desde la coronación de Guillermo el Conquistador en 1066, todas las coronaciones de monarcas ingleses y británicos han sido en la Abadía de Westminster. Ha habido 16 bodas reales en la abadía desde 1100.

Es lugar de enterramiento de más de 3.300 personas de importancia en la historia británica, monarcas, ministros, poetas laureados, actores, científicos, líderes militares y el Guerrero Desconocido… Charles Darwin, Haendel, Newton, David Livingstone, John Milton, Charles Dickens, Rudyard Kipling, Laurence Olivier, Ernest Rutherford…

Sala Capitular en el Claustro Este

La Casa Capitular en el Claustro Este era un lugar de encuentro donde los monjes se reunían con el abad para «celebrar el capítulo»: rezar, leer la regla de San Benito, discutir los asuntos del día y cuando el abad decidía los castigos.

Las salas capitulares son bellas y enormes cajas de cristal, de planta poligonal, se cubren con bóvedas cuyos nervios se apoyan en una columna central. Los muros casi que desaparecen, pues predominan vidrieras y tracerías.

Probablemente se inició en 1246 y se completó alrededor de 1255 como parte de la reconstrucción de la Abadía por Enrique III y es uno de los más grandes de su clase. Tiene forma octogonal con asientos escalonados para hasta ochenta monjes y un imponente pilar central, que se abre en abanico hasta el techo abovedado.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.